La Defensoría de Pueblo en Risaralda reconoció las dificultades que existen en materia carcelaria y señaló que el hacinamiento no da tregua y tiene en riesgo a la población interna.

Elsa Gladys Cifuentes Aranzazu, Defensora Regional del Pueblo, reconoció que el departamento no goza de un buen momento en materia carcelaria, donde por cuenta del hacinamiento y demoras en la construcción de la cárcel regional El Pílamo – La Concordia la población de reclusos está llevando la peor parte, al momento de tener unas condiciones dignas para cumplir con las respectivas condenas.



En tal sentido, la Defensora Regional del Pueblo pidió compromiso real y urgente desde el gobierno nacional y demás instituciones, para lograr mejorar las condiciones de aquellos que se encuentran tras las rejas.