Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Del fétido lixiviado están produciendo agua potable para lavado de parques en Pereira

En Pereira hay un verdadero ejemplo de aprovechamiento de los recursos. En el relleno sanitario La Glorita, los lixiviados los están convirtiendo en agua casi potable, que hoy es utilizada en el lavado de los parques.



En Pereira hay un verdadero ejemplo de aprovechamiento de los recursos. En el relleno sanitario La Glorita, los lixiviados los están convirtiendo en agua casi potable, que hoy es utilizada en el lavado de los parques.

Difícil de creerlo pero es la verdad. Ese fétido y hasta tóxico líquido que generan las basuras, conocido técnicamente como lixiviado, hoy en la capital de Risaralda está siendo transformado en agua, que está a tan sólo 0,1% de convertirse en potable.

Ésto lo logró la firma Atesa de Occidente, entidad que opera la recolección de las basuras y el relleno sanitario de Pereira, ello gracias a un proceso de tratamiento químico y biológico especializado.

"Instalamos una planta de tratamiento de aguas residuales, con la idea de tratar el lixiviado para que no fuera tan contaminante, líquido que va a una piscina donde se homogenisa el lixiviado para que todo quede de una sóla característica física y química, y después se pasa por unos tanques, que tienen unas bacterias que consumen la parte sólidad del lixiviado", explicó el gerente de la entidad, Fabio Alfonso Salazar.

En este sentido, precisó el gerente de Atesa de Occidente que en esta parte del proceso "hay una actividad bacteriana, son unos pequeños animales vivientes que se comen los residuos, líquido que después pasa a otros tanques a un procedimiento químico que posteriormente se descontamina, quedando finalmente el agua que estamos produciendo".

Una vez agotado este proceso en el que el lixiviado es descontamidado en un 99,9%, queda como resultante un agua reciclada, inolora e incolora, líquido que después de los análisis de laboratorio bacteriológicos y químicos realizados por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda se autorizó su utilización en la limpieza de los parques y plazas de la ciudad.

Este ejercicio, se dio como respuesta a una exigencia de aseo y lavado de sitios público del alcalde Juan Pablo Gallo el año anterior, en un periodo donde el país registraba una fuerte sequía por el fenómeno del niño.

"No había agua por ninguna parte porque estaba escasa. Propusimos utilizar esta agua que estabamos produciendo, lo cual generó extrañeza por el origen del agua, ya que eso no se había visto nunca", precisó Salazar.

De esta manera, hoy se están lavando todos los días los parques y plazas públicas de Pereira con esta agua reciclada. En la actualidad se están produciendo 64 metros cúbicos diarios, con la cual se podría abastecer todo un barrio una vez sea potable en un cien por ciento.

Este proyecto piloto no sólo le ha traido a la ciudad beneficios en materia de aseo y descontaminación, sino también beneficios a Atesa de Occidente, que por tasa retributiva por contaminación de fuentes hídricas redujo significativamente su pago de millones a miles de pesos.

Según el Gerente de Atesa de Occidente en Pereira, en el relleno le pagaban a la Carder por contaminación de las quebradas, a través de la tasa retributiva, un impuesto dirigido a sopesar los daños que se hacen en materia ambiental, una millonaria suma que en el año 2010 alcanzó los 300 millones de pesos anuales, calculados en la cantidad de contaminación generada, y el año pasado (2017) ese pago sólo fue de 65.000 pesos.

"El agua nuestra cuando llega al río Otún más abajo, el río está mas contaminado aún, inclusive, cualquier conjunto o unidad residencial en la ciudad genera más agua contaminada que el relleno sanitario de la ciudad", reveló el directivo.

En este proyecto experimental se espera que el 0,1% que queda por descontaminar sea un hecho al finalizar este año, lo cual le entregaría a Pereira, un agua proveniente del lixiviado de la basura, que sería potable en un 100 por ciento.