Cargando contenido

Los padres de familia indígenas entregan sus pequeños a redes de trata de personas para pedir limosna, según la Gobernación de Risaralda.

Niños Indígenas
Una comisión de la Gobernación del Valle del Cauca analiza las causas del deceso de los menores de edad en el Cañón de Garrapatas.
RCN Radio Pereira

Una red dedicada a la trata de personas a través de la mendicidad está operando en la principales calles de Pereira usando niños prestados y alquilados desde las comunidades indígenas de Risaralda y Chocó.

En el trabajo dedicado a contrarrestar todas las formas de trata de personas en la región, la Gobernación de Risaralda detectó que con menores de edad, reclutados en las comunidades indígenas que habitan en los resguardos en la zona limítrofe entre Risaralda y Chocó, una red dedicada a la mendicidad abarrota las vías de la ciudad de Pereira.

Mónica Gómez, coordinadora de Derechos humanos de la Gobernación de Risaralda, reveló que estos niños son trasladados a Pereira bajo la modalidad de préstamo o en calidad de alquilados por sus progenitores.

“En las calles de Pereira a cualquier hora del día se ven niños indígenas dedicados a la mendicidad, y estos menores hacen parte de una red de trata de personas que los dedican a pedir limosna (...) Nosotros desde la Gobernación trabajamos toda la semana recogiendo niños, pero a la semana siguiente llegan otras personas con nuevos menores”, explicó la coordinadora de Derechos Humanos del Gobierno Departamental.

De acuerdo con Gómez, estas redes de trata de personas tienen el mismo 'modus operandi', en donde una persona traslada a los niños indígenas desde Pueblo Rico, los lleva a dormir en el parque El Lago de Pereira para que pidan limosna y después les recogen el producido del día.

Muchas veces cuando uno entrevista a las mujeres indígenas se da cuenta que no son hijos de ellas, porque son niños prestados para ejercer la mendicidad, situación que se está dando con el consentimiento de los padres legítimos”, precisó.

De acuerdo con la coordinadora de Derechos Humanos de la Gobernación de Risaralda, esta modalidad conocida como mendicidad ajena se configura en otra forma de trata de personas, a la que las autoridades deben llegar a la cabeza visible de la red, en procura de contrarrestar esta lamentable situación.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido