Foto: Policía Metropolitana Manizales

La alcaldía de Manizales, junto a Policía Metropolitana lideran un proyecto de paz y un pacto de no agresión con los integrantes de los combos El Nevado y Las Águilas, que han protagonizado recientemente agresiones que han desencadenado en muertes absurdas. La experiencia exitosa en reconciliación y paz del conflicto urbano,  se hizo este año con los combos de “patio bonito” y “la 31”. Entre ellos un pasado de enfrentamientos y muerte;  hoy un aire de  convivencia  y oportunidades los rodean. Se presentaron algunos obstáculos, por falta de credibilidad o encuentros inesperados, pero los mediadores logran detectarlos y estabilizar el proceso.  En cabeza del señor alcalde, se logró la gestión para darles a cuatro muchachos estudio y a otros trabajo y ahora se pretende llegar a esa misma conciliación con los grupos antes mencionados. El Coronel William Cataño Ramos, comandante operativo de seguridad ciudadana, quien lidera los pactos de paz y no agresión, manifestó que “antes de iniciar este proceso de paz, la verdad, se había hecho una serie de trabajos con estos jóvenes, entre ellos, limar algunas situaciones de enfrentamiento, tuvimos la oportunidad de hacer partidos de microfútbol, reunirlos, dialogar y mediar;  con actividades desarrolladas y apoyadas por área de prevención y educación ciudadana de la unidad.  Pero desafortunadamente todo este esfuerzo se pierde por  efectos de la intolerancia  y algunos factores a los cuales no podemos enfrentar, como,  la falta de oportunidades y la desmotivación personal.  Los hechos suscitados en este mes, despertaron tarde en ellos, el pensamiento de buscar soluciones, puesto que otra vida más se perdió por la  de la intolerancia”. Agregó que las autoridades están al tanto de lo sucedido, y están diseñando  estrategias para contener posibles enfrentamientos, además  organizaron un grupo de investigadores para que aquellos que son responsables paguen por sus delitos. Explicó que luego reflexionó y en un papel plasmó una serie de ideas para llegar a ellos e iniciar un proceso de paz;  “lo curioso es que para ese mismo día, el cuadrante del CAI Nevado me manifiesta que los muchachos querían hablar conmigo, luego un líder del sector de patio bonito me llama y me pide que lo acompañe en esa labor.  Esa noche llegamos al nevado.  En la reunión, varios de ellos decían – ayúdenos a mediar esto y a frenar de una vez estos enfrentamientos - “estoy agradecido porque confiaron en la Policía Nacional.  En últimas nos debemos a la comunidad  y trabajamos para la comunidad”, indicó el oficial. Hasta la fecha se han realizado dos reuniones concretas con cada grupo, las personas que estuvieron allí, en su mayoría familiares, escucharon junto con los integrantes de ambos combos, las  explicaciones  de cómo se desarrollará el proceso de conciliación, se les indicó  el compromiso de la Policía Nacional  y de la administración municipal. El proyecto avanza y los mediadores convocaron a los jóvenes para que observen y escuchen las ofertas institucionales del SENA; institución que ha sido garante de los diferentes escenarios donde con su oferta institucional se ha logrado que muchas personas incluyendo jóvenes en conflicto, tengan oportunidades debido al conocimiento adquirido. Según las autoridades, los participantes ya han adquirido compromisos, el primero, no agredirse más (pacto de no agresión); el segundo, es la comunicación con los mediadores; tercero, se continuará con los procesos judiciales que existen con algunos de ellos. En el caso con los menores de edad, en las mesas de trabajo de las autoridades, cuando hablan de riesgos sociales, el tema es la falta de control de los padres: “Pero para este proceso, queremos contar con su participación y vincularlos en cierta medida  al proceso.  La policía con su grupo del área de prevención y los cuadrantes monitorean el comportamiento de los muchachos, la secretaria de gobierno lidera la mesa de trabajo con sus profesionales”, agregan los uniformados.