Cargando contenido

Por sorpresa tomó al Obispo de la Diócesis de Pereira, el anuncio de que este año las iglesias de la capital risaraldense no serán iluminadas por la Alcaldía, sin embargo explicó que entiende que este tipo de medidas las toma la administración para no incurrir en desigualdad con otras religiones.

Monseñor Rigoberto Corredor, Obispo de la Diócesis de Pereira, aseguró que no conocía esta decisión de la administración municipal, sin embargo los templos no se quedarán sin iluminar, ya que cada parroquia dispondrá de los recursos propios para hacerlo.



De acuerdo con el obispo de la Diócesis de Pereira, la iluminación de la catedral y de las diferentes iglesias de la ciudad, se realiza como símbolo de celebración de la navidad, fecha sublime de la religión católica por conmemorar el nacimiento de Cristo en un pesebre.