Según las víctimas del conflicto en Risaralda, al comando central del ELN se le salió de las manos el control de dos frentes que operan en el Chocó y que siguen delinquiendo sin acogerse al proceso de paz. Eisenhoward Dejanón Zapata, representante de las víctimas en Risaralda, aseguró que le han pedido al Gobierno Nacional que de claridad frente a las disidencias del ELN, puntualizando que si hay frentes de este grupo guerrillero que no quieren hacer parte del proceso de paz ni de someterse al cese al fuego, entonces deberán ser combatidos por la fuerza pública. Mediante una carta el Comando Central del ELN respondió a una solicitud de Jean Arnault, jefe de la Misión de Verificación de la ONU, que planteaba a la guerrilla la posibilidad de extender el cese el fuego luego del 9 de enero de 2018, que había sido establecido como fecha límite. “Estamos en disposición de acordar un nuevo cese, una vez evaluemos conjuntamente en la Mesa de Conversaciones la marcha, las confianzas y los resultados del actual cese al fuego bilateral, temporal y nacional”, expresa la respuesta del ELN.