Cargando contenido

Foto: Suministrada



Familiares de los internos de la cárcel de varones La 40 de Pereira pidieron la intervención de las autoridades para que los reclusos reciban atención médica, insistiendo en que la única solución que les dan es que los inyectan, sin embargo las enfermedades persisten.

Un llamado a las autoridades del INPEC en Pereira hicieron los familiares de varios reclusos de la cárcel de varones La 40 de Pereira, ante la falta de atención médica a los internos del penal, quienes desde hace algunas semanas vienen presentado cuadros clínicos de fiebre, dolor de cabeza, gripa e infecciones estomacales, y la única solución que se les ha dado es la de inyectarlos sin tener la oportunidad de ser valorados por médicos especialistas.

Así lo relata María Muñoz quien desesperada narra la situación de uno de sus hermanos.



En ese mismo sentido, Jose Gildardo Moreno, familiar de otro de los reclusos, indicó que buscan el apoyo de entidades como la Defensoría del Pueblo y la Personería Municipal con el fin de que no se vulneren los derechos de los internos que están en delicado estado de salud.



Los familiares de las personas privadas de la libertad insisten en que estas personas deben recibir atención integral en salud y no simples inyecciones o pastillas que pueden estar disfrazando enfermedades graves que pongan en riesgo la vida de los detenidos.