Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Fehó Moncada dijo que no hay porque indemnizar a Discristal

Foto: RCN Radio Manizales

En la audiencia de trámite de reparación integral que se surte en contra del ex gerente de la Industria Licorera de Caldas ILC, Carlos Arturo Fehó Moncada a favor de Discristal, el hoy condenado manifestó en la diligencia que no hay porque pagar los daños y perjuicios y reiteró que se está cometiendo un error en su contra porque fue condenado por delitos públicos, cuando la ILC se rige por el derecho privado.



“En vista de que los delitos por los que fui condenado, están dentro del régimen de administración pública y el régimen jurídico de las actividades comerciales de la licorera son de derecho privado, creo que se cometió un error muy grave desde el punto de vista  de la justicia y en realidad por No hay porque reparar”, manifestó el ex gerente de la ILC, al inicio de la audiencia virtual en la que estuvo a través de videoconferencia.

En el proceso, la defensa del señor Fehó Moncada, el abogado Rafael Mejía  presentó una prueba documental y testimonial con el fin de acreditar que su apoderado no debe indemnizar.

El documento, que fue presentado por la defensa y que decretó la juez tercera penal, se trata de un oficio del 15 de enero de 2008 de la ILC, suscrito por el ex gerente Carlos Arturo Fehó Moncada donde se le notificaba al gerente de Discristal, Hernando Arbeláez Hurtado, la terminación del plazo contractual que venía vigente con la empresa; y un testimonio de quien para la época era el defensor jurídico de la ILC. Según el abogado defensor, en ambas pruebas, se abordan tópicos del conflicto penal que esta planteado a partir de la solicitud de reclamación de reparación y que se pretende demostrar que a partir del 22 de febrero de 2008 la firma Discristal no tenía ningún vínculo contractual con la licorera.

Por su parte el defensor de Discristal, Arístides Betancourt apeló la decisión porque no se le había corrido traslado previo y explicó que lo que busca el distribuidor de licores es que luego de conocer la verdad y de que se hubiera hecho justicia, se necesita la reparación integral, que puede ser simbólica, aunque aclaró que las pretensiones son cercanas a los 30 mil millones de pesos.