Cargando contenido

Los usuarios de la EPS piden medidas eficaces para mejorar el servicio.

ProH Medimás
ProH Medimás
RCN Radio

Como degradante calificaron los usuarios de la EPS Medimás en Pereira, el viacrucis para acceder a medicamentos. Incluso, algunos usuarios se quejaron porque debieron pasar toda la noche en las puertas del dispensario ProH, buscando una ficha para que los atiendan.

Héctor Barrera es uno de los usuario que llegó de primero para tratar de conseguir la ficha. Lo hizo a las 7 p.m. del domingo, a fin de que al otro día, a las ocho de la mañana y cuando abrieran el dispensario ProH, tuviera más posibilidad de conseguir la ficha para que lo atendieran y con ello intentar reclamar sus medicamentos, pues el hecho de ingresar al lugar no asegura que la medicina esté en existencia. 

“Yo llegué a las 7 p.m. para hacer la fila porque sabía que si esperaba hasta la madrugada, no importaba si llegaba a la una o a las dos de la mañana, a esa hora habría gente esperando, porque solo los lunes entregan las fichas para toda la semana, y ya había perdido la venida varias veces la semana anterior, entonces mejor me curé en salud y vine desde por la noche”, relató.

Lea también: Funcionario reta a diputado risaraldense a irse a los puños

“Uno ya viene acá es en un acto de fe y esperanza a esperar que tengan los medicamentos que uno necesita, porque si no, no hay nada qué hacer, uno perdió la madrugada o como en mi caso, porque si me dicen ahora que no hay (la ficha), habré perdido la trasnochada completa”, aseguró.

Por su parte, Amparo Arias, otra usuaria, denunció que los manejos en el dispensario de las fórmulas médicas y de las autorizaciones, son irregulares, pues en su caso, hace casi un mes pidió que le entregaran una insulina para el control de su enfermedad y luego de esperar todo este tiempo, la respuesta que le dieron fue que se habían perdido los documentos.

“Yo vine el mes pasado a traer la orden autorizada para una insulina, que es parte fundamental de mi día a día, la necesito para estar aliviada, pero ese día solo me entregaron una tirilla y me dijeron que no había, que volviera unos días después y así me tuvieron varias veces, hasta que decidí no perder más madrugadas ni plata y fui la semana pasada a recoger los papeles y un señor de ProH me dijo que esos papeles la verdad como que se perdieron", denunció.

Le puede interesar: Colombia sigue por debajo del promedio en las pruebas PISA

La usuaria tuvo que comprar la insulina que cuesta 90 mil pesos. "Ahora esta semana me toca volver al médico para que me receten de nuevo, pero la verdad ese día le voy a preguntar al doctor que en dónde me toca reclamar esa fórmula porque si me mandan otra vez para acá a ProH, ni pierdo el tiempo viniendo”.

A la hora de la entrega de las fichas en el dispensario, el cual cuenta con poca atención al público y limitado surtido de medicamentos, en la puerta se encontraban agolpadas alrededor de 300 personas, de las cuales la mitad finalmente se quedó sin ficha.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido