Cargando contenido

Foto: Cortesía Polfa.

Más de 1000 botellas de whisky y 1300 cajetillas de cigarrillos de contrabando han sido aprehendidas por las autoridades en Risaralda, las cuales pretendían ser distribuidas en el área metropolitana.

Al llegar la época de fin de año, aumentan los intentos por llevar a cabo ventas de licores de contrabando y adulterado, por ello se redoblan los esfuerzos de las autoridades en hacer frente a esta situación.

Así lo indicó María Catalina Correa Hernández, directora de la oficina de fiscalización Gestión de Ingresos de la secretaría de hacienda de Risaralda, quien recordó que el contrabando y lo adulterado, no solo causan impactos a las finanzas del departamento, pues también ponen en riesgo la salud de los risaraldenses.



Señaló la directiva que durante el año, se logró evidenciar el aumento de cigarrillos de contrabando, situación que está dejando en riesgo a las finanzas del departamento, al marginar de estos recursos que son invertidos en recreación y cultura en los municipios del departamento.