Foto/ Google Maps

La Fiscalía 5 seccional imputó cargos a Rubén Darío Gómez Quintero y a Idalí Quintero González por los presuntos delitos de peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, falsedad ideológica en documento público y falsedad material en documento público por hechos cometidos en el Hospital San Cayetano de Marquetalia (Caldas).

La investigación se dio a raíz de la denuncia interpuesta por una mujer, quien aseguró que su nombre y todos sus datos aparecían en un contrato que supuestamente había celebrado con la E.S.E Hospital San Cayetano, en el cual aseguraba nunca haber participado.

Según el Sub Director Seccional de Fiscalías en Caldas Manuel Antonio Arias se trata del contrato No 12 -12 2014 - 1, de fecha del 12 de diciembre del año 2014, por valor de $13.500.000, cuyo objeto contractual era realizar la evaluación del manejo de residuos sólidos y líquidos, y proyectar los ajustes necesarios para la implementación del plan integral del manejo de residuos hospitalarios.

Dentro de dicho proceso también se adelantará una investigación contra el gerente de la entidad Andrés Oswaldo Aguilar Alzate, a quien el ente acusador libró orden de captura para que responda por los mismos hechos por ser el ordenador del gasto, quien no se hizo presente a la audiencia de formulación de imputación, y del cual conocimos esta fuera del país.

El Sub Director Seccional de Fiscalías en Caldas finalizó indicando que el juez adoptó la medida de aseguramiento intramural en contra de Rubén Darío Gómez Quintero y de domiciliaria para su esposa Idalí, quien seguirá compareciendo al proceso, pues en la investigación se puede evidenciar que "el contrato jamás se hizo efectivo pero sí se pagó mediante dos cheques los cuales se comprobó fueron reclamados por Quintero González, esposa de Gómez Quintero quien era el pagador de la entidad hospitalaria, y presuntamente por el conductor del hospital quien está pendiente por ser imputado".