La fuerte ola de calor que se ha vivido en Risaralda desde hace meses, ha propiciado que se reduzca la productividad lechera, la reproducción de los animales y que incluso muchos ya empiecen a morir por escasez de alimentos.  "Por las fuertes temperaturas, en Risaralda se han dejado de producir 30 mil litros de leche diariamente y cada vez es más escasa la reproducción de los animales por el déficit de pasto", así lo asegura Luis Alfonso Escobar, Presidente del Comité de Ganaderos Del Centro.  De acuerdo con el representante de los ganaderos en esta parte del país, las pérdidas económicas son incalculables, porque en lo corrido del año 2015  ya han muerto más de 100 animales como consecuencia de la escasez de pasto. El sector bovino asegura que el Fenómeno del Niño los cogio por sorpresa, porque desde hace más de 10 años no se presentaban temperaturas tan altas en el departamento, lo que ha propiciado que los ganaderos se vean obligados a malvender sus animales o hacer altas inversiones en alimentos que no se consiguen en la región.