Las madres de los niños denuncian que sus hijos fueron conducidos al calabozo donde recibieron tratos inhumanos.

La disolución de una riña entre jóvenes estudiantes a las afueras de un establecimiento educativo en el municipio de La Virginia, terminó en una verdadera batalla campal, cuando dos grupos de muchachos se unieron para enfrentar a “punta de piedra”, a las unidades de la Policía que acudieron a atender la situación.

Sin embargo, aunque el comportamiento de los menores no fue el más ejemplar, las madres de los niños que fueron conducidos a los calabozos, aseguraron que las unidades policiales que atendieron el caso hicieron gala de toda su fuerza para repeler y aprehender a punta bolillo, piedra, patadas y puño a los estudiantes.

“Tres jóvenes resultaron gravemente lesionados, mi hijo recibió agresiones muy fuertes, entre ellas en una pierna con unos choques eléctricos, también con una pistola de balines y lo peor es que mi hijo no tenía nada que ver en la riña, sólo estaba pasando por allí y la Policía no realizó acciones de aprehensión, sino de agresión”, narró Jazmín Eliana Marín, madre de uno de los doce estudiantes detenidos.

Francy Helena Velandia, también indicó que muchos de los niños detenidos, como su hijo, nada tenían que ver con la gresca, sin embargo, para esta madre lo más preocupante fue la respuesta grosera de la policía que le negó a las madres la posibilidad de ver a sus hijos menores de edad, una vez fueron conducidos a la estación.

Por su parte Norma Cecilia Cañas, manifestó que el maltrato con su hijo fue mayor, le hicieron una herida de 15 centímetros en la ceja, mientras que a otra menor la golpearon y la dejaron tirada en el piso, por lo cual anunció una denuncia contra la Policía por brutalidad y agresión.

“A mi niño me lo golpearon y lo arrastraron por toda esa calle, le dieron golpes en la cabeza y le hicieron una abertura de 15 centímetros. Una niña tuvo que ser llevada a un hospital por un señor que pasaba por la zona, porque después de ser golpeada la dejaron ahí tirada”, precisó Cañas.

Las madres de los niños agredidos por la Policía en el municipio de La Virginia hicieron un llamado a la Defensoría del Pueblo, para que medie en esta situación de clara vulneración a los derechos de los menores de edad, entre tanto entablaron una denuncia contra la institución por agresión, violencia y abuso de autoridad.

Los menores de edad que fueron objeto de esta situación también fueron valorados por Medicina Legal.

Versión de la Policía

Ante este caso, el coronel Gustavo Moreno Miranda, Comandante de la Policía Metropolitana de Pereira, les hizo un llamado a los padres de familia para que inculquen en los menores de edad el respeto por las autoridades, entregando su versión sobre los hechos.

“El cuadrante de la zona recibe un llamado por una riña que se presentaba entre estudiantes a las afueras de un colegio, media en el caso y aprehende a los jóvenes, y posteriormente, otro grupo de menores de edad llega a la estación de Policía a exigir la libertad de estos muchachos, para lo cual utilizan piedras y objetos contundentes, agrediendo las instalaciones y a los uniformados, por ello se detienen 11 estudiantes”, explicó el coronel Moreno.

El comandante de las Policía Metropolitana indicó además que en el ataque de los menores a la estación, un uniformado resultó lesionado, por lo que tuvo que ser trasladado a un centro asistencial.

Moreno reiteró que la institución, a través de su oficina de control interno, se encuentra presta a recibir de igual manera cualquier tipo de queja por parte de los padres de familia o de los menores frente a irregularidades, que se hubieran podido presentar en este caso registrado en La Virginia.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido