Representantes de los comerciantes en Risaralda aseguraron que aunque el impuesto de las bolsas plásticas que se impondrá a partir del 1 de julio cooperará con el medio ambiente, hay preocupación porque dicho costo deberá ser asumido por los establecimientos comerciales. Luis Fernando Jaramillo, presidente de la junta directiva de Fenalco en Risaralda, aseguró que con el cobro de un impuesto de 20 pesos por cada bolsa plástica que se utilice en establecimientos, le aumentará la carga tributaria a los centros de comercio. El sector comercial a nivel nacional está pidiendo claridad con el alcance de la medida, pues es necesario precisar qué es para bolsas destinadas a cargar producto, lo que incluiría bolsas para productos frescos, más conocidas como bolsas de precorte, y las que se entregan en dispensación de medicamentos. Asimismo se pidió aclarar si los establecimientos que vendan bolsas a quienes lo soliciten están obligados a pagar el IVA sobre dicha venta. Lo anterior por cuanto no hay disponibilidad suficiente de moneda fraccionaria para entregar las vueltas exactas, como está regulado por la Superintendencia de Industria y Comercio.