Varias familias integradas por indígenas Embera Katio y Chamí que habían retornado desde la ciudad de Cali al municipio de Pueblo Rico el año pasado, están amenazando con regresar a las zonas en las que estaban en esta ciudad, al parecer por el incumplimiento de La Unidad para la Atención y Reparación a las Víctimas en  materia de vivienda. Son cerca de 42 familias las que estarían dispuestas en regresar a la zona del Calvario en la capital del Valle del Cauca, debido a un incumplimiento por parte de la Unidad para la Atención a las Víctimas en la construcción de vivienda digna. De acuerdo con Rosendo Queragama, líder indígena esperan compromiso en el próximo comité de justicia transicional que se llevará a cabo el próximo 3 de agosto, de lo contrario evaluarán el retorno a la capital del Vale del Cauca. "En este momento, los de la Unidad no están asumiendo y no cumplen lo que hablaron, entonces nosotros queremos regresar para Cali para que cumpla Risaralda porque estamos llevados y son 7 veredas  y somos como 42 familias", señaló Rosendo Queragama. Cabe recordar que los indígenas se encontraban en Cali en medio de condiciones infrahumanas, donde varios menores de edad murieron y otros estaban expuestos a escenarios de miseria en un sector deprimido de Cali denominado el Calvario en el centro de esta capital, ejerciendo la mendicidad en las calles de esta ciudad. "Nosotros hace 15 meses retornamos de Cali, y queremos hablar el tema de construcción de vivienda  donde se espera que se ponga el día para poder comenzar porque estamos en malas condiciones y la meta que se había propuesto era de 8 meses y ya se cumplirá el año",  concluyó el líder indígena.