Cargando contenido

El traslado de estos ejemplares depende del préstamo de una aeronave por parte del Ministerio de Defensa.

 Bioparque Ukumarí
Foto: Osvaldo Parra / RCN Radio Pereira

Con un entrenamiento especializado y la verificación de los protocolos en Colombia y México para este tipo de procedimientos, avanzan los preparativos para el traslado de las dos jirafas que llegarán al Bioparque Ukumarí en Pereira.

Sandra Correa, Gerente de Ukumarí, calificó este procedimiento como uno de los retos más difíciles en los que se ha empeñado el bioparque en su propósito de ampliar la cantidad de especies animales, dado que hay de por medio requerimientos legales, técnicos, operativos, logísticos y de salud de las jirafas.

En materia legal, dice Correa que hay que surtir una serie de requisitos en los dos países, con los cuales se garantiza la salud y el bienestar de las jirafas.

“Son todos los permisos que se deben adquirir y habilitar desde el gobierno, para que se permita el ingreso de los animales, con los temas de salud y de requisitos que piden ambos países como lo son las cuarentenas, tanto en México como en Pereira cuando lleguen al parque”, explicó la gerente.

Pero más allá de lo legal, las jirafas deben ser entrenadas y acondicionadas para que de manera voluntaria ingresen a los guacales en los que serán transportadas desde el Parque de conservación de vida silvestre en Puebla - México al Bioparque Ukumarí en Pereira - Colombia.

“Hay que adaptarlas y acondicionarlas. Se traen enhuacaladas, muy tranquilas. No se traen amarradas y obviamente con sus cuidadores que siempre están pendientes de ellas”, precisó.

Ante esta situación es que se hace necesario que el Ministerio de Defensa facilite el avión Hércules, una aeronave que cumple con los requisitos para trasladar en óptimas condiciones a estas dos jirafas bebés, macho y hembra, que no superan el año de nacidas, ni los dos metros de altura.

“Es un avión que mide 2.70 metros de alto. Por su puerta pueden entrar fácilmente los huacales, y además tiene la capacidad de llevar varias personas, que serían los cuidadores y veterinarios, pero sobretodo, porque tiene las características para llegar directamente a Pereira”, precisó Correa.

De no darse el préstamo del avión se estaría pensando en un plan B, cuyo sitio de llegada con otra nave sería la ciudad de Bogotá, opción que tiene pormenores adicionales con relación al traslado hacia la capital de Risaralda.

Revela la Gerente del Bioparque Ukumarí, que un traslado terrestre a Pereira implicaría afectaciones de la movilidad por el lento desplazamiento que se debe dar; seguridad en la carretera, para los controles viales y el cuidado de la caravana; además de la utilización de grúas y cama bajas que faciliten el proceso.

Este procedimiento de traslado de las jirafas desde Puebla – México hasta Pereira - Colombia se ha convertido en una carrera contra reloj, ya que si las dos jirafas superan los tres metros de altura, ya sería imposible traerlas al país. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido