En el debate de control político que se dio en el Concejo de Manizales, Julián Fonseca, por ejemplo, pidió liquidarla; mientras que el gerente de la empresa y el de Infi-Manizales, consideran que aunque la situación es crítica, todavía se puede salvar   En el debate de control político a la actual situación financiera de People Contact, que se adelantó este viernes en la corporación edilicia de esta capital, el concejal Julián Eliecer Fonseca, uno de los proponentes, consideró que por sus estados financieros, la empresa antes de entrar en ley 550, debió liquidarse. En este sentido, Fonseca, precisó que People Contact posee activos por 38 mil millones; pasivos por 54 mil millones y un patrimonio negativo de 16 mil millones de pesos. Cuestionó la que llamó "pobre" gestión comercial de la entidad y sentenció que People va para la quiebra, porque disminuye venta de bienes y servicios y aumentó los gastos de funcionamiento; es decir, paradójicamente vende menos y gasta más. Según Fonseca, la empresa les pertenece a los acreedores. El gerente de Infi-Manizales, Andrés Mauricio Grisales, por el contrario, es optimista con el futuro financiero de la entidad y en diálogo con RCN Radio, reconoció que hoy en día el estado de la compañía sigue siendo ctítico, aunque menos que el año anterior cuando entró en ley 550, que en su concepto fue una decisión responsable, ya que permitió salvaguardar los empleos y por ende, los recursos que tiene invertidos Infi-Manizales con el crédito de redescuento que posee con Findeter y que asciende a cerca de 25 mil millones de pesos. "Infi tiene que propender o buscar que a futuro estos dineros se le paguen" dijo el funcionario y consideró que hoy el panorama es diferente porque se tienen recursos en caja, producto de una tarea juiciosa de recuperación de cartera que se ha hecho, unos dineros que llegaron de la DIAN y otros pocos negocios que se han dado, porque comercialmente la empresa no está reactivada en la actualidad. Para el gerente del instituto de financiamiento del orden municipal, la recuperación de People Contact depende de dos factores: de la propuesta que se haga con el acuerdo de acreedores, que necesita de unos tiempos considerables que le permitan a People pagar estas acreencias que suman alrededor de 48 mil millones de pesos, de los cuales 25 mil millones se los deben a Infi-Manizales. "Si se da un plazo importante y los acreedores aceptan unos tiempos de 20 o 25 años y unos períodos de gracia, este sería un punto determinante". El otro punto clave, sería reactivar la parte comercial, que se le debe encomendar a una persona que conozca del tema y que pueda traer negocios importantes, expresó el ejecutivo; igualmente reconoció que hoy la ley de garantías los frena en esta intención, porque no se pueden establecer convenios interadministrativos, que es una ventaja que tiene la entidad por su naturaleza mixta. Agregó que se podría seguir cotizando y haciendo licitaciones, si se tiene en cuenta que anteriormente esta era una de las fortalezas de la empresa. Otro de los concejales proponentes del debate de control político a People Contact, Manuel Orlando Correa, expresó que ya no es hora de pensar en liquidaciones porque al haber asumido la ley 550, la empresa tiene que cumplir con una serie de compromisos para justificar su inclusión en ella. El gerente de People Contact, Luis Fernando Mejía, coincidió con los dos facotres de salvamento de la entidad propuestos por el gerente de Infi-Manizales: llegar a un acuerdo con los acreedores y reactivar la gestión comercial de la empresa; aunque también fue claro en manifestar que la empresa aún no se ha salvado, así el plan de austeridad a que la han sometido se haya hecho de manera juiciosa y dentro de una marco de responsabilidad absoluto.