Lo derrotaron 2 X 1 en Rionegro con discutida actuación del arbitro Wilson Lamouroux En un juego caracterizado por erráticas entregas, poco poder ofensivo de los equipo en contienda, especialmente del visitande y la deficiente actiuación de un colectivo arbitral, que incidió en el marcador final, el conjunto Águilas Doradas derrotó este domingo en la tarde 2 x 1 al Once Caldas, en el estadio Alberto Grisales de Rionegro. Cuando apenas se jugaba el minuto y 42 segundos de la primera parte, el cuadro antioqueño abrió el marcador por intermedio del delantero Luís Paéz, quién paró el balón con la mano y luego lo introdujo en la portería del experimentado arquero  Juan Carlos Henao, que de inmediato protestó protestó la falta existente, pero el arbitro central del compromiso Wilson Lamouroux, lo ignoró por completo y valido el gol. Aunque en el primer tiempo de este juego el conjunto caldense tuvo mejor manejo y más dominio del balón que el rival, no generó oportunidades importantes de gol por la ausencia de delanteros definidos en su nómina inicialista. Y esa falta de contundencia fue evidente a la hora de querer empatar el juego en los primeros 45 minutos, al cabo de los cuales se fue ganador por la mínima diferencia el equipo dorado, así Fernando Dortty, técnico encargado, quien volvió a dirigir desde la raya después de 4 fechas de suspensión, haya reemplazado al jóven debutante Carlos Arboleda, por el delantero César Arias. Para la segunda parte del juego, ingresó para reforzar el ateque del blanco, John Freddy Salazar, pero nuevamente el verdugo de la jornada para el Once Caldas, Luís Paéz, embocó de nuevo el balón en el minuto 8, en la portería de Henao, que ese estiró sin poder detener la trayectoria del esférico, que se fue al fondo de la red. El descuento del Once Caldas, llegó en el minuto 20 de la parte final mediante cobro de tiro libre de Johan Arango, que contó con la complicidad del portero de Águilas Doradas Kevin Piedrahíta, quien manotéo mal un balón que se le escurrió por debajo de su humanidad. Harrison Henao, en el minuto 29  de esta parte del encuentro, estrelló un remate en el horizontal de la portería contraria y la ilusión del empate quedo ahí, porque con más ganas que fútbol el Once siguió isistiendo en el arco de las Águilas, sin conseguir el cometido de igualar el marcador. El próximo juego del Once Caldas será el jueves a las 6 de la tarde en el estadio Palogrande, ante el Atlético Huila, en cumplimiento de la fecha once de la Liga Aguila II.