Cargando contenido

Las intimidaciones se hicieron públicas en el Concejo de Manizales.

Denunció en el Concejo de Manizales
RCN Radio

Una amenaza de muerte en contra del líder social Javier Andrés Lucumí denunció este martes 14 de enero en el Concejo de Manizales el concejal Cristian Pérez.

De acuerdo con el vocero de la ASI, el pasado 8 de enero el mencionado ciudadano recibió dicha amenaza en razón del trabajo que desarrolla en el departamento.

Lea además:  En un año, 196 líderes fueron asesinados en Colombia: Defensoría del Pueblo

Según el concejal, Lucumí le manifestó que la Unidad Nacional de Protección le dijo que el estudio que se necesita para asignarle el respectivo esquema de seguridad podría tardar cuatro meses.

Pérez consideró que ese proceso tardaría mucho, compromete la vida de este líder social y la de su familia; por este motivo, hizo un llamado a las autoridades correspondientes con el fin de que aceleren el análisis de su condición de riesgo.

Lucumí, quien se desempeña como líder social de las comunidades afrocolombianas, consultor y consejero departamental de Planeación y representante de las comunidades negras ante la Junta Municipal de Educación de Manizales, presume que la amenaza sea consecuencia de una denuncia que instauró en compañía de otros dos líderes ante la Procuraduría Regional de Caldas, por la celebración de un contrato del 2019, entre  la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género y la Fundación "Abriendo Caminos".

De acuerdo con el ciudadano, los hechos que ellos denunciaron están relacionados con una supuesta irregularidad, debido a que la fundación antes mencionada venía ganando de manera consecutiva y durante varios periodos las licitaciones públicas de menor cuantía.

"El día 21 de septiembre dentro del marco del contrato estuvimos como veedores en "El Potrerillo", una hacienda de invasión en el Kilómetro 41", explicó.

Lea también:  Cerca de 500 líderes han sido asesinados en los últimos dos años: Defensoría

Según el contrato suscrito, agregó Lucumí, se debía adelantar una actividad donde se legitimara y se garantizara el reconocimiento de la población afrodescendiente, pero a ese grupo objetivo no se le informó sobre la realización de este programa.

"No hubo ningún ejercicio reflexivo, ni de apoyo psicosocial a la comunidad, ni se repartió material de apoyo a la comunidad, porque obviamente la actividad no había sido planeada", expresó Lucumí.

Finalmente, el líder social añadió que se hizo un despilfarro y una malversación de los fondos públicos a través de la Fundación "Abriendo Caminos", que tenía como coordinadora del contrato a una señora conocida como Daniela Montoya.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido