Foto: Gobernación del Quindío

Líderes indígenas en el Quindío manifestaron que han sido víctimas de amenazas - según ellos - por parte de grupos que se autodenominan paramilitares o bandas criminales.


La guardia indígena se encuentra en alerta principalmente en Calarcá y Armenia, donde, según las denuncias, han aparecido varias personas desconocidas preguntando por las tierras y sus dueños, situación que ya fue puesta en conocimiento de la Defensoría del Pueblo y el gobierno departamental, así lo evidenció Ramiro Niaza, consejero de Derechos Humanos de la Organización Regional Indígena del Quindío.

Ramiro Niaza señaló que no tiene esquema de seguridad y que la Unidad Nacional de Protección ya conoce de las amenazas que ha recibido.


Asimismo, un indígena lesionado con arma de fuego dejó un enfrentamiento entre los habitantes del barrio Recuerdo de Armenia y la comunidad Embera Chamí asentada en ese sector.


La enlace para temas étnicos de la gobernación del Quindío Bibiana del Pilar Cruz, indicó que son 35 familias que están en riesgo por cuenta de los problemas con el microtráfico que presenta la zona. Aclaró que no ha sido posible la entrega del terreno a los indígenas, peses a que ya existe un fallo de tutela a favor de ellos.

Buscar soluciones con dificultades con el registro, el censo y los estudios etnológicos, fueron algunos de los principales compromisos que fijo el director de Asuntos Indígenas y Minorías del Ministerio del Interior de visita en el Quindío.


Horacio Guerrero García se reunió con los líderes indígenas de las 9 comunidades asentadas en el departamento, espacio que permitió conocer las problemáticas y dificultades de esta población, que serán analizadas por autoridades del orden nacional.


Se espera que el encuentro sirva para articular los procesos de territorio que vienen adelantando cada uno de los cabildos con la Agencia Nacional de Tierras.