La Defensoría del Pueblo envió un llamado a la calma a las internas de la cárcel de mujeres de La Badea y se comprometió a inspeccionar en las próximas horas los reclamos de las internas.

Elsa Gladis Cifuentes Aranzazu, Defensora Regional del Pueblo, reconoció que las dificultades carcelarias están llegando a otros niveles, prueba de ello tiene que ver con las dificultades del dispensario en la cárcel La Badea.

Dijo la representante del ministerio público, que las vías de hecho no son el mejor camino, por lo que pidió paciencia mientras se aborda esta problemática.



Frente al tema de los cigarrillos, la Defensora del Pueblo indicó que se trata de un tema de adicciones que debe ser cumplido conforme a la reglamentación establecida, por lo que se analizará en detalle los permisos que fueron entregados por la guardia del penal, para subsanar la falta de existencias en el penal, según denunciaron las internas.