Con relación a este departamento, el Coronel Robinson González del Rio tendría vinculo con los falsos positivos ocurridos en el municipio de Chinchiná, puntualmente en la vereda el Chuscal, donde fueron asesinadas cuatro personas. Los hechos ocurrieron el 18 de agosto de 2007, donde cuatro personas aparecieron muertas en una carretera de la vereda. Inicialmente los hombres fueron presentados como integrantes del bloque paramilitar Cacique Pipintá. Sin embargo, los análisis de Medicina Legal y las pesquisas hechas por investigadores del CTI, permitieron demostrar que Guillermo Iván Mejía Sánchez, José Gregorio Galvis Jiménez, Adrián Vélez Londoño y John Freddy Espinosa habían sido asesinados por el Ejército, ya que en ningún momento se había presentado un combate. Con relación a esto, el juzgado penal especializado de Manizales condenó a 50 años de prisión a Juan Carlos Arenas Huertas, por ser el ‘reclutador’ de personas para que el Ejército las presentara como muertos en combate. Y es que, según la fiscalía, Arenas Huertas fue un hombre que trabajó de la mano con el coronel González del Río, quien para la época de los hechos era mayor y comandaba el batallón Mártires de Puerres, el grupo señalado de estar detrás de la muerte de los cuatro hombres.