Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Los incendios forestales, están acabando con los suelos: IGAC

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi, advirtió que los incendios forestales, están provocando una catástrofe en los suelos colombianos porque perderán su fertilidad.

Según la entidad, en el mediano y largo plazo, los nutrientes de los suelos afectados por el actual Fenómeno del Niño quedarán desprotegidos y se irán agotando “poco a poco”, lo que generará la pérdida de la fertilidad, estructura y capacidad para captar agua; en pocas palabras se perderá la vida del suelo.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), entidad encargada del estudio de los suelos del país, indicó que la quema tiene como principal consecuencia la pérdida de la materia orgánica del suelo, lo que generará que los efectos a mediano y largo plazo por los incendios sean negativos y en algunos casos irreversibles y catastróficos, tanto para el suelo como para los ecosistemas que habitan en él.


“Luego de un incendio, los nutrientes minerales del suelo quedan disponibles para las plantas, lo cual puede aumentar su productividad. Sin embargo, con el paso de los años, los terrenos afectados por los incendios sufrirán efectos que podrían catalogarse como catastróficos”, apuntó Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.


Según Nieto Escalante, en el mediano y largo plazo, los nutrientes de los suelos quedarán desprotegidos y se perderán por el arrastre del agua. “Esto causará que desaparezca la fertilidad del suelo, que se pierda su estructura y capacidad para captar agua, y que se convierta en un terreno compactado. Además ya no contará con la cadena trófica de materia orgánica, ni la presencia de hongos, insectos, aves y mamíferos; en resumidas cuentas, se perderá la vida del suelo”.


Para entender lo que pasa con los suelos luego de un incendio, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, compara el suelo con una rama que se quema:


“Antes de quemarse, esta rama sirve de alimento y soporte para muchas formas de vida, como aves, roedores, insectos, hongos y bacterias. Al quemarse, la rama ya no puede cumplir con ninguna de esas funciones, ya que son solo cenizas. En el caso del suelo, la rama es la materia orgánica, la cual después de una quema se pierde casi en su totalidad”, dijo Nieto Escalante.