Foto: Cortesía Casa Blanca OC

A Faber Cañaveral, jugador colombiano quien este martes se presentó a exámenes médicos en el equipo, se suma ahora el nombre del argentino Sergio López Con el regreso a prácticas del Once Caldas en la nueva etapa de Francisco Maturana como director técnico, también empezaron a sumarse a la actual nómina de jugadores los refuerzos del equipo blanco que junto al estratega chocoano y el resto del colectivo, pretenden regresar al blanco de Colombia a la grandeza alcanzada en la década del 2.000 y que desde hace algunos años le es esquiva. Los dos primeros en abordar esta nave de ilusiones en el propósito de escribir al lado de "Pacho" Maturana una nueva historia con el Once, fueron el volante mixto del vallecaucano Faber Cañaveral, quien viene procedente del Junior de Barranquilla, tiene 28 años de edad y había pasado sin mucho suceso por equipos como América, Deportivo Cali, Envigado, Millonarios, Universidad Autónoma, Envigado y Atlético Bucaramanga, y el volante de creación argentino Sergio López, quien este martes arribó a la capital de Caldas. Sergio López, también tiene 28 años, mide 1,75 de estatura, pesa 81 kilos y es conocido cariñosamente en el ambiente del fútbol como el "Negro López". Ha militado en el Temperley y el Godoy Cruz, de su natal Argentina. En Chile, jugó para el Palestino, Unión Española y Deportes Temuco, equipo de donde proviene. Los otros refuerzos del Once Caldas pendientes de llegar para hacer parte de este novedoso proyecto deportivo bajo la égida de Francisco Maturana García, son el venezolano Edder Farías, delantero de la selección de su país y reciente goleador del Caracas Fútbol Club y el volante de creación Yony González Murillo, nacido en Medellín y quien debutó con el Envigado en el fútbol profesional un 3 de marzo del año 2.013. A los soleados días que por estas calendas acompañan la cotidianidad manizaleña, se agrega ahora un renovado aire de optimismo por el regreso de "Pacho" Maturana después de 31 años al Once Caldas, quien trae en su mente la ilusión de desarrollar un proyecto futbolístico que con su trabajo, conocimiento y experiencia, puede dar los frutos esperados, si cuenta con el compromiso, la paciencia y el apoyo incondicional de aficionados, dirigentes, periodistas y de todo un colectivo social que debe ser consciente de que los procesos exitosos requieren de tiempo y de que la gloria y la grandeza, no se recuperan o alcanzan de la noche a la mañana.