Foto: Cortesía Sociedad de Mejoras Públicas

La explotación de una mina de oro en el centro del departamento de Caldas tiene en riesgo la calidad del agua que consumen los habitantes de Manizales y de Villamaría en esa región cafetera. En la parte alta del municipio de Villamaría en el centro del departamento de Caldas, se había iniciado la explotación de una mina de oro a cielo abierto y con mercurio, lo que alertó a distintos estamentos de la sociedad, quienes acudieron a la justicia a través de una acción popular, exigiendo la suspensión de esa actividad. El integrante de la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, Germán Conde, dijo en RCN Radio que la preocupación es porque donde está la mina conocida como Tolda Fría, nace la quebrada La María que vierte 600 mil litros de agua por segundo y es el líquido que justamente consumen  los manizaleños. "Nosotros acudimos a la justicia de Caldas y le exigimos al Tribunal Administrativo concedernos la medida cautelar, es decir, la suspensión de la explotación, la que por fortuna se nos concedió", explicó el dirigente cívico. "Que la mina sea explotada, no nos oponemos, pero que se haga de manera manual de tal forma que no cause daño a las fuentes hídricas, a la flora y a la fauna, las que están en peligro de contaminación", reiteró. Reconoció el hecho que,  el Magistrado Ponente del Tribunal Administrativo de Caldas, haya adelantado una inspección judicial al sitio; hubo igualmente una audiencia con todos los actores comprometidos, incluido el Ministerio de Minas y Energía y ahora sólo falta el pronunciamiento de fondo de la justicia.