El señor Zediel Antonio Orozco, tío de Carlos Arturo Marulanda Orozco, quien fue asesinado en Veracruz, México, le dijo a RCN Radio, que según las últimas informaciones de la Cancillería de Colombia, en mínimo un mes, sería repatriado el cuerpo del manizaleño.

Manifestó con voz entre cortada, que "debido a que fue un asesinato colectivo, es difícil traerlo antes de tiempo, ya que los forenses del país de México deben hacer un estudio minucioso y conocer las verdaderas causas del homicidio, donde al parecer fueron torturados", concluyó el familiar.

Entre lágrimas, le clamó al Gobierno Nacional y a la Personería de la capital de Caldas, para que agilicen el traslado del cuerpo de Marulanda Orozco y así darle cristiana sepultura en su ciudad natal.

Contexto

Uno de los 5 colombianos hallados muertos en Veracruz, México, era oriundo del departamento de Caldas, donde su familia está sumida en una profunda tristeza, e incertidumbre de no saber cómo repatriar su cuerpo.

La tragedia que ocurrió en México con 5 compatriotas, también enluta a una familia de la ciudad de Manizales de donde era oriundo, Carlos Arturo Marulanda Orozco, una de las víctimas fatales del extraño hecho que se registró en la ciudad de Veracruz.

Su tío Zediel Antonio Orozco, le dijo a RCN Radio, que desafortunadamente entre los cadáveres hallados, está el de su sobrino de 28 años que había viajado allí en busca de un mejor futuro.

“Ya la cancillería se comunicó con Marcela, la esposa de Carlos Arturo, mi sobrino y nos confirmaron que mediante las huellas dactilares, fue que identificaron a nuestro familiar”.

Dijo que lo que las autoridades mexicanas le han reportado, es que al apartamento donde ellos residían ingresaron varios encapuchados e inexplicablemente los asesinaron.

El Diario El Universal de México, en unos de sus escritos dio a conocer que la Defensoría del Pueblo de Colombia, manifestó que “los hechos se registraron, cuando varias personas ingresaron a la residencia y en la madrugada del 12 de Noviembre, se habría producido una riña. Desde ese entonces, no se tuvo paradero de ellos, ni sus familiares volvieron a tener comunicación.”