Cargando contenido

Uniformados de la Policía Metropolitana de Manizales asistieron el parto.

Por una zona bastante empinada subieron los policías con la camilla que trasladaba a la nueva madre.
Cámaras de seguridad Policía Manizales

Un habitante de calle fue la persona que le informó a los patrulleros de la Policía la emergencia que se estaba presentando con una mujer que vive en un cambuche improvisado debajo de un puente en Manizales, mientras realizaba su trabajo de parto en medio de las difíciles condiciones.

Al identificar el lugar, los policías se desplazaron y evidenciaron que la mujer se encontraba con su hija recién nacida y aún unido a ella por el cordón umbilical, en la humilde 'vivienda' construida con palos y plásticos.

Leer tambiénCongreso aprobó que a recién nacidos se les practique tamizaje

“Ambas estaban solas, a pesar de que al lado de su improvisada morada habitan otras personas que fueron indiferentes ante la necesidad de la mujer. Llamamos al 123 y nos comunicaron con teleasistencia, seguimos los pasos de la operadora para atender el parto y aunque las condiciones eran bastante difíciles pudimos salir adelante con la situación”, manifestó John Jairo Herrera Prieto, uno de los patrulleros que asistió la emergencia.

Los policías están adscritos al CAI del barrio Galán y del barrio La Leonora de Manizales.
Policía Metropolitana de Manizales

La experiencia de los policías en la ciudad les ha permitido orientar situaciones como estas, y un claro ejemplo de ello es que a los tres uniformados se les sumó la gran colaboración de la patrullera Johana Ramírez, quien ha tenido que asistir partos de personas vulnerables en la capital caldense.

Leer másHabitante de calle fue quemada mientras dormía en Neiva

Una vez en el lugar, la patrullera Ramírez de acuerdo con las recomendaciones de los paramédicos de teleasistencia que depende de la Fundación de Búsqueda y Rescate, BYR que los orientaban, hizo lo propio para que la bebé se acondicionara al 'precario entorno' que le daba la bienvenida.

“La bebé estaba desabrigada en medio del frío, nos vimos en una situación complicada; con mis manos le limpié el rostro y sus vías respiratorias para que llorara con facilidad, mis compañeros me pasaron una cabuya y le amarré el cordón umbilical; le froté repetidamente la espalda para darle calor corporal”, relató la uniformada.

Prestados estos primeros auxilios, el patrullero Hernán Hurtado trató de contactar a familiares de la mujer pero no fue posible, por lo que se hizo necesario solicitar el servicio de ambulancia para trasladar a la mujer y su bebé a un centro médico. Sin embargo, el desplazamiento fue bastante complejo pues la familia habita debajo de un puente del barrio Galán de Manizales, ubicado además en una zona agreste y boscosa.

Le puede interesarMarlen Ochoa, la mujer embarazada que fue asesinada por robarle el bebé

Finalmente, la valiente madre de 30 años decidió llamar a su bebé María de los Ángeles. Tanto ella como su progenitora están fuera de peligro.

La Unidad de Protección a la Vida de Manizales adelanta gestiones para garantizarles salud a aquellas mujeres en condiciones similares.
Policía Metropolitana de Manizales
Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido