Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Autoridades civiles y policiales se pronunciaron en contra de los hechos de maltrato hacia una mujer perteneciente a un resguardo indígena, ubicado presuntamente en zona limítrofe entre Risaralda y Chocó, el cual fue difundido a través de redes sociales.

El teniente coronel Andrés Serna, Subcomandante de la Policía en Risaralda, señaló que las autoridades tratan de establecer la ubicación del resguardo donde presuntamente se produjo la agresión a una mujer indígena, para dar con el paradero de los agresores.

“Es un hecho que rechazamos desde la institucionalidad desde todo punto de vista, una vez lo conocimos a través de nuestra oficina de derechos humanos procedimos a tomar contacto con las autoridades indígenas de Pueblo Rico, Mistrató y Marsella, quienes nos han manifestado que el caso no se presentó en sus territorios, sin embargo, continúan las investigaciones”, manifestó el oficial de la Policía.

En este mismo sentido, el gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar Osorio, repudió el hecho y pidió respeto con todas las mujeres risaraldenses sin distingo de etnia o condición social.

“Es necesario que entendamos que hombres y mujeres somos iguales, y aquí el tema de tolerancia es vital, para que nos respetemos los unos a los otros”, dijo el Gobernador de Risaralda.

Por su parte Adolfo Queragama, secretario del Cabildo mayor del resguardo Embera Katío, aseguró que luego de conocido el video donde una mujer indígena fue brutalmente golpeada por dos hombres, realizaron las indagaciones respectivas, asegurando que el hecho no se presentó en Risaralda, indicando igualmente, que ese hecho podría corresponder al vecino departamento.

“Nosotros estuvimos investigando y no es de nuestros resguardos en Risaralda, no nos han querido decir nada, pero puede ser del Chocó”, dijo Queragama.

En el video que circula en redes y que fue difundido inicialmente por el canal Pereira en Vivo, se observa claramente a una mujer indígena, amarrada de las manos y colgada de un árbol, a quien dos hombres de la misma comunidad la azotan fuertemente con palos, en medio de los gritos de dolor de la indígena, bajo la mirada cómplice de otros hombres del resguardo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.