Cargando contenido

“Iba a traer unas guayabas para un jugo y nunca llegó”: Felicinda contó un desgarrador relato de su hermana menor.

Comunidad en Risaralda
RCN Radio

Luego de conocerse el aberrante caso de abuso sexual de al menos 12 soldados del Ejército Nacional a una menor de 12 años de la comunidad embera chamí en el corregimiento de Santa Cecilia del municipio de Pueblo Rico, en Risaralda, la hermana mayor de la víctima contó los hechos que rodearon esta violación. 

Felicinda, como se llama la hermana mayor de la menor abusada contó que su hermana desapareció el pasado domingo 21 de junio, sobre las 5:00 p.m., cuando salió a recoger guayabas en la zona.  

Le puede interesar: Menor indígena abusada en Risaralda está muy afectada emocionalmente: Bienestar Familiar

“Dijo que iba a traer unas guayabas para hacer jugo y ella se fue, y nada y nada, no llegó y en la casa estaba la comida y nada. Ahí fue que comenzamos a buscar y buscar y mi mamá comenzó a llorar y a buscar. Hasta las tres de la mañana vino a descansar un momentico porque yo le dije que descansara, que esperara a que amaneciera porque íbamos a buscarla. Y fuimos a buscarla y ya fue que encontramos a mi hermana”, indicó la hermana de la niña. 

La víctima es la menor de cinco hermanos y aunque tenía miedo, cuando llegó a su casa, después de un día y medio de estar en manos de los soldados, le contó a Felicinda lo que le sucedió. 

“Ella nos contó a nosotros que unos soldados la violaron, la cogieron a la fuerza, le taparon la boca y no le dejaron gritar (…) Después la cogieron otra vez, y otro soldado la cogió otra vez a la fuerza y la violaron allá. Los soldados le dijeron que no dijera nada porque la iban a demandar, entonces ella dijo que no iba a decir nada", agrega el relato.  

La familia dice sentir miedo, porque asegura que son pobres y que los soldados del Ejército involucrados en el hecho los conocen.  

“Tenemos miedo una parte porque usted sabe que la gente tiene su modo con plata y nosotros como pobres tenemos miedo porque de pronto ellos nos manden a hacer cosas a nosotros, mi familia. Ellos saben quiénes somos nosotros y todo”, agregó Felicinda. 

La menor se recupera en el hospital de Pueblo Rico y aunque el médico le aseguró a la familia que está mucho mejor físicamente, Felicinda asegura que emocionalmente su hermana está muy afectada.  

“Ella no está bien (…) además es una niña y no sabe nada de esas cosas”. 

Lea también: Onic pide que investigación contra soldados por violación de menor pase a la justicia indígena

Las autoridades avanzan en las investigaciones para esclarecer los hechos y de momento tienen evidencia de la participación de al menos siete soldados, sin embargo, se presume que habría más involucrados por lo que continúan las entrevistan a toda la Quinta División del Ejército que opera en la zona.  

Mientras tanto, la familia de la víctima espera que se haga justicia por el daño hecho “a la niña de la casa”.  

Mi mamá llorando, ahí pasando el dolor y además nosotros como no tenemos papá, estamos obviamente luchando (…) La niña estaba estudiando en Pereira y se vino acá, con mi mamá para Santa Cecilia. Estaba bien, para qué. Nosotros estábamos bien por acá y cuando llegaron fue el Ejército y le hicieron daño a la niña y necesitamos que alguien nos ayude", concluyó Felicinda en una extensa entrevista que entregó a la Revista Semana. 

Aquí puede ver la declaración completa.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido