Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Inseguridad y accidentes de tránsito, las constantes en la Autopista del Café.
Seccional de Tránsito de Manizales

La preocupación del manizaleño Enrique Arbeláez Mutis frente a la inseguridad y los accidentes de tránsito ocurridos en la vía Manizales-Pereira sobre la Autopista del Café, lo llevó a adelantar una Acción Popular solicitando inicialmente al Instituto de Valorización de Manziales (Invama), que protegiera los derechos colectivos al ambiente sano, a la prevención de desastres previsibles técnicamente y a los servicios públicos efectivos y oportunos.

Leer más: Manizales cuenta con el 'doctor tutela'

La pretensión fundamental era que la justicia ordenara a la entidad instalar las luminarias necesarias para garantizar el servicio entre la Estación Uribe y la Vereda La Trinidad hasta el peaje Las Pavas, un recorrido que equivale a aproximadamente 16 km de distancia, y que además ordenara una vez ejecutado dicho proceso, el mantenimiento del sistema de iluminación.

En ese tramo que es un eje fundamental para la movilidad en el Eje Cafetero, sostuvo el accionante que “de 436 luminarias instaladas, alrededor de 296 están fuera de servicio, lo que equivale aproximadamente al 60% del total instalado, motivo que está generando graves problemas tales como delincuencia, choque de vehículos e inseguridad en la zona”.

Al principio la entidad encargada del proceso de iluminación le respondió al ciudadano que era responsabilidad del INVIAS la rehabilitación, construcción, operación, mantenimiento y prestación de servicio complementarios de los 237 kilómetros que abarcan la vía entre Quindío, Risaralda y Caldas, por lo tanto, se opuso a las pretensiones. Le puede interesar 

Gobernadores del eje cafetero a la espera de decisión de la ANI en el caso de Autopistas del Café

Así mismo, informó que en la construcción de la vía se evidenciaron dificultades por las condiciones técnicas en el desarrollo de la red eléctrica, ya que el 90% es subterránea, lo que dificultaba el mantenimiento y el cuidado de la misma.

Expuso el Invama además, que no puede la entidad modificar, alterar o destruir la vía con el fin de hacer sus arreglos, puesto que el proyecto es de propiedad del Instituto Nacional de Vías y de la Concesión Autopistas del Café.

Similares a estas, fueron las respuestas de las demás entidades vinculadas, como Autopistas del Café, Invias y la Alcaldía de Manizales, mientras que durante el proceso la Agencia Nacional de Infraestructura guardó absoluto silencio.

Dicho proceso quedó en manos del Juzgado Segundo Administrativo de Manizales, que dictó sentencia a favor de las entidades involucradas, al manifestar que faltaba legitimación en la causa por pasiva, formulada por el INVIAS y por Autopistas del Café; inexistencia de pruebas por el Invama y falta de competencia por la Alcaldía de Manizales, todo esto con base en la declaración de un ingeniero quien manifestó que el concepto de infraestructura de vías no contempla luminarias, por lo que la juez descartó que las obligaciones del contrato de concesión relativas a la construcción y rehabilitación de la carretera, impliquen la iluminación a través de un servicio de alumbrado público. Leer también 

Concesión autopistas del Café le ganó pleito jurídico a la ANI

Esta decisión fue apelada por el señor Arbeláez Mutis, quedando la última decisión en manos del Tribunal Administrativo de Caldas, que revocó la sentencia emanada por el Juzgado y falló en contra del Instituto de Valorización de Manizales y además vinculó al municipio de Manizales, al Invías, a Autopistas del Café y a la ANI.

Ordenó así mismo a la Agencia Nacional de Infraestructura como entidad que tiene a cargo todo el manejo de la vía, para que en un plazo de 6 meses contados a partir de la notificación de la sentencia, proceda al restablecimiento del alumbrado público en la Autopista del Café, incluido su mantenimiento y complementación de las lámparas o luminarias que sean necesarias en el trayecto comprendido entre la Estación Uribe y Las Pavas en el municipio de Manizales.

“Recibo esta decisión con mucha satisfacción, porque como ciudadano me preocupo por el bienestar de todas las personas, porque se están reconociendo los derechos colectivos como los servicios públicos y que sumado a esto, se están previniendo accidentes de tránsito. Además, para eso las personas pagan servicios públicos, para que puedan gozar de tranquilidad en el sector porque muchos ya no podían salir de noche por la inseguridad que se estaba gestando en el sector”, expresó el señor Enrique Arbeláez Mutis, quien logra una acción popular más a su registro histórico de peticiones al sector público y privado.

Fuente

Sistema Integrado

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.