Cargando contenido

Consideran que es urgente la presencia de organismos como la OEA y la ONU para defender los derechos humanos.

Protesta por asesinato de líderes sociales
Los líderes aseguran que la mayoría de amenazas van dirigidas a los que se dedican a actividades relacionadas con la sustitución de cultivos ilícitos y la defensa de derechos humanos.
 
RCN Radio

Según la Mesa Nacional de Víctimas, pese a la difícil situación de los líderes sociales en el departamento de Risaralda, todavía no hay presencia de organismos internacionales que defiendan los derechos humanos.

Recuerdan que el Estado no ha llegado todavía a los municipios que padecieron durante décadas el conflicto armado interno. 

Eisenhower Dejanon Zapata, miembro de la Mesa Nacional de Víctimas, aseguró que en materia de defensa de los derechos humanos cada organización de manera individual y con el miedo propio de ejercer sus funciones hace lo que puede.

En este sentido, reveló que es tan insuficiente la protección para los defensores de los derechos humanos, que ni los organismos internacionales hacen presencia en el departamento.

“No hay una plataforma reconocida de derechos humanos, cada organización hace lo poco que puede, en medio de su miedo, precisamente por las amenazas que existen, pero realmente no existen organizaciones fuertes en la defensa de derechos humanos, y tampoco existe presencia de organizaciones internacionales como la ONU y la OEA", precisó.

Según Zapatam, no solo son los organismos internacionales los que no hacen presencia en Risaralda, en materia del Estado como tal, falta aún por llegar la institucionalidad a aquellos municipios donde se vivió el rigor de la guerra de los grupos guerrilleros y paramilitares.

Esto debido en parte, a que los gobiernos departamentales que se dedicaron a negar que en la región no había conflicto armado, todo por no perjudicar los ascensos de los oficiales y suboficiales del Ejército y la Policía que estaban de turno en Risaralda.

De acuerdo con el representante de las víctimas, también la clase política, y más exactamente los congresistas de Risaralda, impidieron que el departamento tuviese circunscripción especial para que las víctimas pudiesen tener un Representante propio en la Cámara.

"La clase parlamentaria sacó a Risaralda de la circunscripciones especiales, como si acá no se conociera que Pueblo Rico, Guática, Mistrató Quinchía, los municipios más afectados por el conflicto, merecen tener un parlamentario de esas víctimas del conflicto armado", precisó el vocero de las víctimas.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido