Cargando contenido

Sector Versalles, Calarcá Ingreso a la vía La Línea / RCN Radio Quindío



El paso por el alto de La Línea sigue siendo foco de explotación sexual infantil, así lo indicaron expertos en trabajo social y comunitario, quienes aseguraron que las niñas pasan de camión en camión y son abusadas por transportadores que pagan por servicios sexuales.



“Una realidad latente de años atrás que todos en la zona saben, pero nadie se atreve a denunciar”, así lo afirmó Nataly Lopera Gallego, quien desde la fundación Sonrisa de vida ha adelantado investigaciones que dejan en evidencia los vejámenes a los que son sometidas las menores de edad alrededor de la prostitución por algunos transportadores de los que a diario transitan por esta vía.

Quienes se han dado a la tarea de hacerle seguimiento a esta situación tiene identificados los puntos más recurrentes para los encuentros, las rutas y los cómplices. Instituciones que han tratado de actuar, pero ante la falta de información de la comunidad se han quedado cortas.

Ese es el secreto a voces que se presenta en la Villa del Cacique, una leyenda urbana que cobra vida entre los testimonios de quienes se han dado a la tarea de investigar con la esperanza de algún día, de la mano de las autoridades poner fin a este flagelo.

 

Nadie ha se ha atrevido a reportar a las autoridades

Habitantes del sector de Versalles en Calarcá confirmaron al periodismo de RCN la situación que viven las menores de edad en la zona con respecto los abusos sexuales a los que son sometidas por parte de algunos conductores en el corredor que conecta el alto de la línea con Calarcá y La Tebaida.



Si bien nadie ha se ha atrevido a reportar a las autoridades, desde transeúntes y comerciantes, hasta taxistas y residentes de la zona dan fe de la dinámica que desde hace años se presenta con las menores de edad que ofrecen servicios sexuales.

La comunidad del sector dice que en los hoteles de los alrededores se mantiene control sobre el ingreso a menores de edad para evitar que se suban a los vehículos.

El llamado de la ciudadanía está orientado a que las autoridades intensifiquen las acciones para evitar que más niñas sigan siendo vulneradas