Suministradas Comunicaciones estratégicas Policía Metropolitana de Pereira



[gallery ids="453304,453305,453306,453307,453308,453309,453310,453311,453312"]

Un grupo de 29 perros pasaron de deambular por las calles, a ser caninos policías en parques y estaciones de Policía, gracias a un programa de adopción.

Coraje, un perro criollo de unos 4 años de edad, pasó de estar en la calle en plena avenida de Las Américas en Pereira, a ser el consentido en el comando de la Policía Metropolitana

Llegó a punto de morir y tuvo que ser sometido a varias cirugías, se convirtió en el consentido entre 29 perros más que ahora acompañan igual número de parques y estaciones de Policía.

Rápidamente pasó de ser ahuyentado de las calles a ser un aficionado de los helicópteros que llegan a la pista de esta institución Policial, una afición curiosa que se lleva las risas de todos los policiales que observan cómo ladra tan pronto las aeronaves despegan.

Semanalmente, recibe entrenamiento en el parque Banderas, junto con más caninos adoptados que reciben formación básica, especialmente formados en obediencia y saludos.

El coronel Gustavo Moreno Miranda, comandante de la Policía Metropolitana y artífice de esta iniciativa, explicó mientras acaricia el pequeño y consentido Coraje, que se trata de un proyecto, que además de dignificar la vida de estos animales de compañía, ha permitido mejorar la percepción de seguridad.

Estos ejemplares caninos, elegidos por su nobleza y rescatados de condición de calle, ahora son los atractivos de parques y zonas en el área metropolitana, por los cuales los policiales ahora deberán garantizar y apersonarse de su cuidado lo que ha servido para fomentar la tenencia responsable de mascotas. Razones de fondo tiene este oficial de Policía, quien comentó que los perros siempre han estado en su vida.



Inclusive también le hacen desprender una que otra lágrima, como aquella mascota que al quedarse sola en el hogar se ahorcó con su propio collar.



Anécdota triste, pero que impulsó al amor por los animales lo que ha permitido que se fortalezca y se consolide esta iniciativa, la cual no solo le ha merecido felicitaciones institucionales, sino tambien aprobación de la ciudadanía quienes ven nuevamente la imagen bondadosa del policial, que ahora estará acompañado de un canino que dejó atrás el sufrimiento en la calle, para apoyar con ladridos y movimientos de cola, la imagen policial.