Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobernador de Risaralda en resguardo indígena
Gobernación de Risaralda

Ayer se llevó a cabo en predios del Resguardo Gito Dokabú una jornada de apoyo y ayuda social a las comunidades indígenas de este sector de Pueblo Rico, al occidente de Risaralda límites con el Chocó, donde ocurrieron en junio pasado los lamentables hechos de violación de una menor indígena por cuenta de varios soldados activos en su momento.

Esta actividad, que hoy continúa, hace parte de los compromisos pactados por el Comando del Ejército con las autoridades y comunidades indígenas de esta zona, y que por supuesto, cuenta con el apoyo de la Gobernación de Risaralda.

Lea también: Indígenas piden sanación espiritual para soldados que abusaron de niña embera

Ayer hicieron presencia en esta zona selvática y montañosa, el Gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo y su equipo de secretarios de despacho, entre muchos otros funcionarios; el Segundo comandante del ejército, Mayor General Carlos Iván Moreno, quien estuvo acompañado por los comandantes de la Octava Brigada, el batallón Cisneros y el batallón San Mateo.

Una jornada muy sentida, que generó gran agradecimiento en las familias indígenas por las ayudas que les llevaron y los anuncios en materia de salud, educación e infraestructura vial, entre otros, hizo el gobierno departamental.

Allí, en Santa Teresa y Kemberdé, poblados indígenas, amaneció el Gobernador risaraldense y todo su equipo de trabajo.

Después de la violación

Preocupaciones, temor y un fuerte impacto en niños y adultos de las comunidades indígenas de Pueblo Rico, fue lo que generó el lamentable hecho de violación de siete soldados a la menor indígena del Resguardo Gito Dokabú en Pueblo Rico Rico, Risaralda. 

Le puede interesar también: Tres mineros atrapados en mina de carbón de Tuta, Boyacá

Así lo dijo Juan de Dios Queragama, Gobernador Embera Katio de este resguardo, quien reveló que con hechos evidentes de cumplimiento a las promesas de reparación a la comunidad, poco a poco la confianza en los soldados se ha venido recuperando.

Ahí estamos confiando nosotros en el Ejército y el Ejército confiando en nosotros, eso hace parte de pedir perdón cuando ya dan la cara a las comunidades. Ya pasó, como decía el general Zapateiro, los siete soldados que le hicieron eso a la niña ya perdieron sus luces y en Colombia se oscurecieron los siete soldados. Ojalá que no se repita”, expresó.

El clamor

Sin desconocer la importante presencia de los militares en esta zona difícil del departamento, el Gobernador Embera Katio solicitó al Comando del Ejército que cambié el perfil de los soldados que mandan a la zona.

Lea también: Niña indígena fue abusada sexualmente en La Guajira

Que no vaya a mandarse en operación a nuestro territorio los soldados que son regulares, recién llegados, hay que mandar soldados que ya sean profesionales, que ya están muy formados, para que respeten nuestra dignidad como pueblo indígena, como una organización”, indicó Queragama.

Y agregó que “gracias a Dios, con el viceprimero Zapata, encargado de los grupos étnicos de Risaralda, se está desarrollando muy bien con el coordinador indígena para que esto sea mano a mano”.

De todas formas, el líder de estas comunidades destacó la importancia del diálogo, insistiendo en que se debe hacer justicia, pero ante todo, reparación a las víctimas y que hechos como la violación de la menor jamás se vuelvan a presentar.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.