Con la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, la Policía de Risaralda comenzó el desmonte de trincheras y muros que protegían a las estaciones en tres municipios que habían sido afectados por el conflicto armado. El Comando de la Policía de Risaralda inició el proceso de demolición de los muros que protegían a las estaciones en los municipios como Guática, Quinchía y Pueblo rico. "El desmonte de las trincheras inició en la estación de Policía del corregimiento de Santa Ana en Guática y posteriormente se realizará en Santa Cecilia en Pueblo Rico y San Clemente, lugares que sufrieron 8 ataques de la guerrilla, dejando policías muertos y civiles gravemente heridos", aseguró el Coronel Carlos Alberto Jaimes, Comandante de la Policía en Risaralda. En cada lugar donde antes habían costales de arena y muros como barricadas de protección de los policías, se construirán con el acompañamiento de la población civil, monumentos a los héroes caídos en combate.