Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sebastián Pérez Gaviria, de 18 años.
Sebastián Pérez Gaviria, uno de los dos jóvenes pereiranos que recientemente fue liberado por la banda criminal de Los Caparros que los tenía secuestrados en Antioquia y quien falleció por una afección intestinal grave.
Suministrada.

En una funeraria local es velado el cuerpo de Sebastián Pérez Gaviria, uno de los dos jóvenes pereiranos que recientemente fue liberado por el Grupo Armado Organizado de Los Caparros y quien falleció por una afección intestinal grave.

Afligida por la dolorosa situación, Ángela Gaviria, madre del joven pereirano de 18 años y quien estuvo cerca de un mes secuestrado en Antioquia por Los Caparros, le contó a RCN Radio que poco después de su liberación, a finales de la semana pasada, su hijo murió en una clínica de la capital risaraldense, tras ser operado de urgencias.

Lea también: Nueve líderes indígenas de Pueblo Rico, Risaralda, están amenazados

“Él no me había dicho que se sentía mal, solo hasta el domingo en la mañana que me dijo que le dolía mucho el estómago y lo llevé al médico, allí le hicieron exámenes y radiografías y me dijeron que lo tenían que operar de urgencias porque tenía una mal-rotación del intestino delgado y que la cirugía era riesgosa”, manifestó la madre de Sebastián.

Para doña Ángela, el tiempo de la cirugía fue eterno, lamentablemente, una vez salió su hijo del quirófano, las noticias no fueron alentadoras, ya que el reporte médico indicaba, según ella, que “el intestino delgado dejó de recibir sangre por mucho tiempo, lo que le generó una necrosis en el mismo y posteriormente otros órganos como el corazón empezaron a fallarle, hasta que finalmente mi hijo falleció”.

A pesar del dolor sufrido durante este último mes, Ángela Gaviria, madre de Sebastián, señaló que le agradece a la vida el haber tenido al menos estos últimos días a su hijo con ella, “porque hubiese sido más difícil que él se me hubiera muerto por allá en el monte, al menos yo pude tenerlo acá, despedirme de él aunque se me fue muy pronto”.

Le puede interesar: Con construcción de jarillón avanzan labores de rescate de mineros en Neira, Caldas

La madre de Sebastián agradeció a todas las personas que estuvieron pendientes de tan duro proceso que empezó aquel 26 de febrero, cuando su hijo de 18 años de edad recién cumplidos, emprendió un viaje hacia Cartagena para conocer el mar junto a otros 7 jóvenes de Risaralda y Caldas, viaje cuya tragedia comenzó pocos días después cuando estos desaparecieron en territorio antioqueño y luego se enteraron que estaban en poder del grupo criminal Los Caparros, quienes los habían reclutado en sus filas.

Finalmente, Ángela Gaviria, en medio del dolor por su pérdida e indicando que las exequias de su hijo se llevarán a cabo en la capital risaraldense, en medio de una ceremonia familiar, le pidió a las autoridades que no se olviden “que esa gente (Los Caparros), todavía tienen en el monte a Jose David Valencia, que es un niño de solo 15 años y que necesitamos vuelva vivo a su casa en Anserma (Caldas), como lo hicieron los demás incluyendo mi hijo”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.