Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Preocupación por anunció de apertura de fronteras con licorera de Antioquia

Foto: RCN Radio Manizales

En la Asamblea departamental de Caldas, se evidenció la preocupación sobre la apertura de fronteras con el departamento de Antioquia, donde según algunos diputados y distribuidores de la destilería caldense, se afectarían considerablemente las ventas del aguardiente Cristal, si se hace, antes de entrar en vigencia la nueva ley de licores.



Durante la presentación del informe de la Industria Licorera de Caldas (ILC), ante la asamblea departamental, hicieron presencia en el recinto, varios de los distribuidores de licores; el motivo de la asistencia por ejemplo, de quien se encarga de la zona oriente y occidente del departamento, Fernando Sánchez Prieto, fue mostrar su inconformidad por el anunció que les hicieron a todos los distribuidos, el Gobernador Guido Echeverri y el gerente de la licorera, Luis Roberto Rivas -hace una semana- de implementar de forma inmediata la apertura de esa frontera y antes de que se firme la ley 152 que se tramita en el congreso.


“Ellos quieren hacer esa apertura antes de la nueva ley, que permite proteger el aguardiente durante 6 años, para que las licoreras y los distribuidores se organicen adecuadamente y puedan enfrentar ese mecanismo de mercado; pero esa misma ley permite una prorroga de otros seis años en caso tal que no se haya logrado la adecuación completa, entonces lo que quiere esta administración es burlarse de la asamblea, y de los distribuidores y abrir directamente las fronteras antes de que esa ley pueda proteger el aguardiente”. Manifestó Sánchez Prieto.


Agregó que tiene un documento con cifras reales que han hecho llegar a los diputados, al gobernador y gerente de la licorera donde se demuestra que si se hace esta apertura, el aguardiente cristal en Caldas, perdería el primer año, el 50 % de su mercado:


“Resulta que el aguardiente a nivel nacional vende un poco más de 4 millones de botellas, de los cuales 3 y medio se venden en Caldas; una pérdida del 50 % equivale a decir que pierde millón 700 mil unidades y solo quedaría vendiendo por fuera del departamento, unas 500 mil unidades, osea que la marca de aguardiente quedaría valiendo muy poco”. Dijo el distribuidor


Además, Sánchez Pietro hizo un comparativo de lo que ha ocurrido con los mercados que se han enfrentado con los productos de la Fabrica de Licores de Antioquía FLA donde argumentó que por ejemplo, Quindío, Risaralda y Santander, perdieron en los primeros 3 años de apertura, el 90 % de sus mercados y que después de 10 años no han podido recuperarlos.


También le preocupa al distribuidor de los productos de la ILC que “además nosotros los distribuidores, tenemos unos contratos que acaban de arrancar el 20 de abril de 2016 con finalización en el año 2020, donde garantizamos a la Industria Licorera, compras de 4 y medio millones de botellas para el 2016 con incrementos del IPC y tenemos una tabla donde se muestra que de aquí al 2020, vamos a comprarle garantizado con nuestros contratos, 25 millones de botellas, pero si se hace la apertura de mercados, solo alcanzaríamos a comprar 7 millones de productos en los 5 años y la ILC perdería 18 millones de botellas que valdrían 62 mil millones de pesos”.


Sánchez Prieto afirmó que el argumento que han recibido, es que la empresa espera vender 4 millones de botellas de ron en Antioquia, pero según él, eso es cambiar lo cierto, por lo incierto, porque el 64 % de las ventas de ron se venden en mercados donde no hace presencia la FLA, y solo el 2 % donde entra la competencia de esta fábrica de licores.


Finalmente dijo que lo más sensato es esperar a que se firme la ley, aprovechar las herramientas que da y hacer la protección del aguardiente, luego preparar tanto los distribuidores, como la misma empresa.


Industria Licorera de Caldas


Por su parte en su intervención en la Asamblea de Caldas, el gerente de la ILC, Luis Roberto Rivas manifestó que “el negocio de licores en Colombia no está exclusivamente en Caldas, porque somos muy pequeños y por eso hay que salir a buscar otros mercados, como el de San Andrés y el mismo Antioquia”.


Agregó que tuvo la oportunidad de sentarse con un empresario muy importante del país del cual se reservar el nombre: “me dijo que la ILC es una empresa nacional, y que el ron es un producto nacional y el ron Medellín es local y el aguardiente es étnico que no se vende sino en Colombia y a los colombianos del extranjero y que  por eso, el potencial está es en el ron”.


Manifestó que se ha hecho un análisis claro del mercado en Antioquia, como se ha hecho para los otros departamentos y aclaró que “la competencia es lo que mejor que le puede ocurrir al comercio y al consumidor final y el hecho de abrir fronteras con Antioquia no significa que los ingresos del departamento se vayan a caer porque el hipoconsumo que no pague la Licorera de Caldas, lo hará el que lo sustituye si es del caso”.


Explicó finalmente que el Gobernador tiene la autorización de la asamblea mediante ordenanza para firmar los convenios de intercambio de introducción de licores desde el mes de enero, pero que además la constitución y la ley facultan a los gobernadores para hacer ese tipo de convenios.