Armenia

Hay preocupación en Armenia por la falta de estudios de microzonificación sísmica que preparen a la población ante sismos como el ocurrido en Morelos, México y en Armenia, Quindío en el año de 1999.

“Tenemos muy mala memoria histórica”, fue la referencia que hizo el director de la UDEGERD Faber Mosquera, ante la conciencia que tiene la región frente a un posible evento sísmico.

El ingeniero Mosquera manifestó que es muy complejo decir que estamos preparados para enfrentar un nuevo terremoto, pero señaló que se viene haciendo un trabajo fuerte para dar más seguridad a la población quindiana. Advirtió que se nos olvidó lo que vivimos con el sismo de 1999 cuando el departamento sufrió demasiadas afectaciones.

El director de la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo, señaló que se está trabajando para jalonar recursos por regalías por un monto cercano a los 5.300 millones de pesos, para realizar el estudio de microzonificación que tanto se necesita.

Faber Mosquera manifestó que es necesario identificar un sitio, un símbolo o un elemento en la ciudad, que nos recuerde que somos vulnerables ante un terremoto.

El debate se planteó nuevamente en la región debido al impacto del terremoto que sacudió a México en días recientes, situación que alertó a las autoridades pues no se cuenta con un estudio que determine las zonas de amenaza sísmica alta, así lo dijo Carlos García Director del Programa de Ingeniería Civil de la Universidad del Quindío.

El académico reiteró que el último estudio realizado fue en el año 1999 y a la fecha se encuentra desactualizado. El docente invito a toda la comunidad a que implemente planes de contingencia propios como el uso de kits de emergencia, y se aumente de cultura de la prevención, mientras se logra un avance y la implementación del estudio por parte de las autoridades locales.