Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Con rayos láser analizarán ceniza volcánica en el aeropuerto de Manizales

Foto U Nacional

 En la actualidad, las aerolíneas reciben información sobre el estado del aire o presencia de cenizas, a través de reportes de la Aerocivil y desde los mismos pilotos en vuelo

El profesor Jorge Hernán Estrada, de la Universidad Nacional sede Manizales, presentó de manera oficial el “Ecoláser”; un dispositivo que detecta la caída del residuo volcánico en el aire de la ciudad, tendencia registrada con mayor frecuencia desde el 2012, según reporte de Ingeominas.

Esta nueva alternativa de aeronavegabilidad, ofrecerá  mayor seguridad, a las aerolineas que operan desde el aeropuerto La Nubia, y que  estén interesadas en aplicarla en su sistema de vuelo.

El experto precisó que la estación quedaría ubicada en el campus La Nubia, propiedad de la universidad,  a escasos metros del aeropuerto, desde donde ensayarán el dispositivo que permitirá conocer en qué medida de tiempo y en qué cantidad cae la ceniza.

La información que arroje el “Ecoláser” se podrá observar a través de una aplicación tecnológica, la cual recibirá los datos que se desprendan del análisis diario. El servicio estará disponible para el personal del aeropuerto que se encarga del monitoreo.

Este sistema a su vez se complementará con el radar “Econube”, capaz de detectar las cenizas dispersas en las nubes.

"En este proyecto también pensamos adaptar un pluviómetro y un sistema de transmisión para consultar la información vía internet desde cualquier dispositivo electrónico. Todo el sistema se va automatizar para mejores resultados”, explicó el profesor Estrada.

Las cenizas que caen sobre la pista del aeropuerto afectan el despegue y aterrizaje de las aeronaves al desatar fricción en las llantas. Asimismo, desgastan las turbinas, ya que las oxidan. Igualmente dificulta la  visibilidad del piloto, lo que pone en situaciones de riesgo la maniobrabilidad del avión.

La partículas dispersas sobre el terminal aéreo y en general sobre Manizales y municipios vecinos, son consecuencia de los movimientos constantes en el interior del cono volcánico del Nevado del Ruiz, que ha registrado columnas de humo que llegan hasta los tres mil metros de longitud.

En muchas ocasiones y en una determinación que se ha tornado recurrente, la Aeronáutica Civil ha ordenado preventivamente el cierre tanto del aerppuerto la Nubia de Manizales, como del Matecaña de la capital de Risaralda, a raíz de este fenómeno natural.