Foto: Arturo Yepes

El gobernador de Caldas y el gerente de la Licorera de Caldas defienden su decisión y dicen que es irreversible, a no ser que haya cambios radicales en el comportamiento de los mercados.





El representante a la Cámara por Caldas, Arturo Yepes Alzate, se sumó a las voces de protesta de un sector de la política regional que critica el contrato de apertura de fronteras para la distribución y comercialización de licores, firmado por el gobernador Guido Echeverry Piedrahíta y el gerente de la Industria Licorera de Caldas, Luis Roberto Rivas Montoya, con el departamento de Antioquia.


"El afán del gerente de la licorera de Caldas y del gobernador, de favorecer a la Fábrica de Licores de Antioquia en perjuicio de la Industria Licorera, debe tener alguna explicación en el senador antioqueño que posa como caldense y que tiene sus intereses puestos en el departamento vecino", dijo Yepes Alzate.


El parlamentario manifestó que como caldense rechaza enfáticamente cualquier medida administrativa que conduzca al riesgo de quiebra de la principal empresa de esta región, al tiempo que reclamó que se enderece el camino, que Caldas vuelva a cerrar su frontera y que se le permita estabilidad a la destilería, a través de una administración distinta a la del cuestionado gerente que hoy tiene.


El otro congresista que antes se había pronunciado en contra de la firma del contrato de apertura del mercado de licores con Antioquia, fue el senador Jorge Enrique Robledo Castillo, quien se mostró en desacuerdo con la decisión tomado porque según él, no sólo se hizo a "escondidas" de la Asamblea Departamenta, sino en medio de un afán que invita a la suspicacia.