Productores agrícolas de Risaralda aseguran que el año 2017 fue lúgubre para el sector en materia económica, debido a la desprotección de los cultivos, la falta de control de los Tratados de Libre Comercio y las cargas tributarias.

Duberney Galvis, representante de Dignidad Agropecuaria en Risaralda, aseguró que el 2017 ha sido el peor año de los últimos tiempos para los productores agrícolas, precisando que el Gobierno Nacional lo que ha hecho es dar pañitos de agua tibia, al incentivar por épocas la producción de ciertos cultivos que al final terminan siendo un fracaso, porque inundan los mercados sin controles.



De acuerdo con el representante de Dignidad Agropecuaria en Risaralda, uno de los sectores que resultó más afectado durante este año fue el cafetero, el cual tuvo que sobrellevar los altos costos de producción que no compensan para nada con los precios del grano en el mercado.



El representante de Dignidad Agropecuaria en Risaralda, manifestó que para menguar los estragos generados en el sector durante este año, es necesario que para el 2018 el Gobierno Nacional ejerza de una vez por todos control sobre los Tratados de Libre Comercio que tienen disparadas las importaciones de cultivos que se producen en Colombia.