Risaralda figura a nivel nacional junto a Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca entre los cuatro primeros poco honrosos lugares de casos de niños abandonados por sus progenitores. La cifra fue revelada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, cuyas estadísticas indican que durante el año 2015 se registraron en este departamento 52 casos de menores abandonados, igual cifra que la presentada en el Valle del Cauca, siendo superados por Antioquia con 135 casos y Bogotá con 320. Es preciso señalar que el acumulado hasta octubre de 2015 arroja un balance de 5.899 niños, niñas y adolescentes de todas las regiones del país que están en proceso de restablecimiento de derechos por haber sido abandonados, de ellos 196 en condición de expósito. Vale la pena aclarar que dentro de las cifras hay una diferenciación entre expósito y abandono. El primero de ellos hace referencia a los niños dejados en lugares en donde se desconoce por completo su procedencia, mientras que los abandonados son aquellos cuyos padres se desentendieron de sus obligaciones para con ellos y alguien los denuncia.