El sacrificio de animales en época decembrina sobre las vías públicas o en lugares no aptos para este fin, se constituye en una falta de potencial riesgo para la salubridad de los ciudadanos y está contemplado como un delito. La advertencia la hizo el subdirector de gestión ambiantal de la Carder, Juio Cesar Gomez. " Todos los vertimientos de las procícolas deben tener todos los permisos autorizados, ahora una tradicoin  y fenómeno que era costumbre sacrificar porcinos een los hogares  y se trata de una actividad que está prohibida por las autoridades sanitarias, por lo tanto la policía y autoridades tienen expresa orden de decomiso y eventual sanción ", dijo Gómez. El funcionario sostuvo que esta inssana costumbre acarrea  el decomiso, además de serios problemas de vertimientos irregulares a los sistemas de alcantarillado, acciones contaminantes para el recurso hídrico.