El técnico del Once Caldas anunció en rueda de prensa que apelará y peliará por los medios normales que permite la comisión disciplinaria del campeonato, que su sanción sea rebajada; argumentó que no esta de acuerdo con la pena, pero que mientras tanto, acatará la decisión. El argentino Javier Luis Torrente, técnico del Once Caldas se pronunció sobre la sanción impuesta por la Dimayor el pasado miércoles, basados en el informe arbitral del partido anterior que mostraba unas conductas incorrectas del dirigente. En rueda de prensa, Torrente dijo que acatará la decisión, pero que interpondrá el recurso de apelación para conseguir una rebaja en la pena. Agregó que durante el tiempo de sanción, estarán sus dos ayudantes y preparadores físicos en la cancha para dirigir los encuentros. Explicó que no deja de ser importante que el día del partido este presente el técnico, pero que lo más relevante es el trabajo semanal y el convencimiento que tengan los jugadores dentro del campo para llevar a cabo lo que se pretende. Le pidió a la afición deportiva que acompañe al equipo, mostrando su presencia en las gradas, llenando el estadio, porque eso es lo que el grupo necesita; afirmó que los mejores hinchas se ven en los momentos difíciles. Finalmente dijo que está arrepentido, pero que lo que desató su rebeldía, fue que haya sido expulsado sin motivo aparente, y sin haber cometido una falta grave; aceptó que su rebeldía fue desmedida y no justificada y reconoció que reclamó algunos fallos, como cualquier entrenador, pero que no daba para la sanción que recibió.