El turismo se ha convertido en una alternativa económica para la región, tras la crisis del sector producto de la ruptura del pacto internacional de cuotas. Departamentos como el Quindío se han convertido en zonas líderes a nivel nacional en materia de turismo verde, logrando ahora incluir en la oferta, toda la actividad relacionada con la producción del grano.

Gustavo Patiño es un reconocido producto del municipio de Salento. Una vez empezó a vivirse la crisis del sector, él, al lado de otros cultivadores empezaron a darle valor agregado a su café, diferenciándolo y posicionando su propia marca. No conforme con esto, al lado de su esposa y sus hijos, convirtió la finca en una especie de parque temático, donde el visitante llega a conocer todo el proceso, a aprender sobre el café a a sumergirse en el interior de los cafetales, desarrollando una actividad que es conocida como el turismo experiencial.

Del cafetal a la taza.

La idea con esta modalidad de turismo es permitirle al turista compartir en todos los espacios que hacen parte del proceso del café. De esta manera, quien visita las fincas debe llegar con toda la disposición para coger el grano maduro, llevarlo a la central de beneficio y en una de las tantas tiendas que hay en la zona, disfrutarlo en la taza.

El secretario de turismo del Quindío, Jorge Humberto Guevara Narváez dijo que se vienen certificando muchos productos en esta región con el fin de ofertarlos en el mercado mundial, buscando unos nichos de mercado especializados que demandan constantemente de este tipo de turismo, que es altamente segmentado y no de carácter masivo.

En el Quindío, bajo el concepto de turismo vivencial se destacan varios lugares como: Coffee Tour El Ocaso en Salento; finca La Morelia en Armenia; Recuca, Recorrido por la Cultura Cafetera y Combia Inspiración en Calarcá; La Granja de Mamá Lulú, el Parque PANACA y el Parque de Los Arrieros en Quimbaya y el Parque del Café en Montenegro.

De esta forma, muchos productores de café convirtieron una amenaza en una oportunidad y hoy logran consolidar verdaderos proyectos empresariales importantes, que son la mejor prueba del emprendimiento de quienes se resisten a dejar la tierra.