Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Indígenas Embera Katío refugiados en Risaralda.
Suministrada Gobernación de Risaralda

Luego de casi dos semanas de registrarse el desplazamiento forzado y masivo de por lo menos 350 indígenas Embera Katío del Alto Andágueda, en el departamento de Chocó y que se encuentran refugiados en Pueblo Rico; el gobernador de Risaralda le pidió a la Presidencia de la República que involucre más a la Unidad de Víctimas en este proceso y que esta entidad no solo se quede con la caracterización de los desplazados.

El mandatario risaraldense, Víctor Manuel Tamayo Vargas, está pidiendo que la Unidad de Víctimas ayude también en la concertación de soluciones reales que se les puedan brindar a estas personas que se encuentran alojadas en el coliseo del municipio de Pueblo Rico.

Lea también: En el Quindío contemplan declarar la calamidad pública por los daños generados por las lluvias

Según lo indicado por el gobernador Vargas, “ya me comuniqué con la Presidencia de la República porque me está preocupando que la Unidad de Víctimas nos está dejando solos en este proceso y me parece que hay una corresponsabilidad de parte de ellos; por lo que creemos que no pueden terminar simplemente caracterizando la población”.

Al mismo tiempo, el gobernador de Risaralda manifestó que tanto desde la Gobernación como de la Alcaldía de Pueblo Rico, están haciendo un esfuerzo grande para brindarles la mejor de las atenciones en medio de las dificultades; sin embargo, “me decía el alcalde de la localidad, Leonardo Fabio Siágama, que definitivamente y como no estaban preparados para esta atención, ya se quedó sin recursos para continuar con las ayudas”.

Igualmente y tras una minuciosa inspección sanitaria realizada por parte del personal de salud departamental, se evidenció que las familias que se encuentran resguardadas en este coliseo “tienen muy pocas baterías sanitarias, ya que, sólo hay dos disponibles”.

Le puede interesar: Farc reconoció ante la JEP tratos "crueles e inhumanos" a los secuestrados

Además, el gobernador Tamayo dijo también que para prevenir que se dispare una alerta sanitaria en la localidad, ya se ha realizado la tamización de los desplazados, así como la vacunación y toma de pruebas para algunas enfermedades vectoriales como la malaria.

Finalmente, desde la Gobernación de Risaralda indicaron que han estado coordinando con otras autoridades y organismos tanto del departamento como del Chocó, para facilitar el retorno seguro de estas 350 personas, pertenecientes a las comunidades indígenas del territorio vecino.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.