En un operativo de control realizado a vehículos de traslado de pacientes  del área metropolitana por parte del policía, la secretaría de salud departamental y el Instituto Municipal de Tránsito de Pereira, se logró establecer que más de 10 de estos no contaban  con elementos de bioseguridad, incumpliendo los protocolos de atención de los pacientes; además de que  dos conductores laboraban con la licencia vencida. "Encontramos algunos déficits que les permitía seguir prestando el servicio de salud  debido al vencimiento de la licencia de conducción, sin portar los elementos de bioseguridad, pues muchos de estos los tenían dentro del vehículo pero no los tenían puestos, esa fue una recomendación de la secretaría de salud al respecto", dijo Sergio Jairo Orozco, coordinador del Centro Regulador de Urgencias de Risaralda. Otra de las irregularidades encontradas en la revisión hecha a las ambulancias, es  que varias de estas tenían sus frecuencias radiales sin autorización por parte de la red de apoyo de la policía metropolitana; así como se verifico la idoneidad del personal paramédico que laboran en estos vehículos. "La red de aapoyo estaban ilñícitamente con el radio y eso no está permitido. Además había vehículos que no contaban con personal requerido de curso de atención pre hospitalarias", añadió Orozco. El coordinador del centro regulador de urgencias informó que se está realizando una investigación exhaustiva con las autoridades para controlar la guerra del centavo que clasifica los heridos de primera y segunda para la atención humanitaria a la hora de una emergencia, la cual es una realidad en Pereira y el departamento con las 85 ambulancias que se tienen registradas.