Cargando contenido



Las víctimas de la construcción del viaducto César Gaviria Trujillo que une a Pereira con Dosquebradas en en el departamento de Risaralda, hicieron un llamado a los familiares de los heridos y fallecidos en el puente de Chirajara en la vía al llano, para que no se repitan las irregularidades presentadas con el pago de sus indemnizaciones.

En 1997 el consorcio Andrade Gutiérrez Walter Bau construyó lo que para la época era la solución vial para unir los dos principales municipios del departamento de Risaralda, y que fue catalogado entonces como el segundo en mayor extensión en suramérica.

Solución que no sólo aporto en relación a la movilidad sino también permitió hacer de ésta obra un ícono turístico de la ciudad de Pereira a nivel mundial.

Sin embargo, en su construcción son muchas las vidas que perecieron y cerca de una docena de sobrevivientes, entre ellos James Franco Villada, quien tras lo ocurrido en el puente de Chirajara, recordó con tristeza la madrugada en la cual sufrió un accidente al quedar suspendido en el aire, el cual le dejó secuelas de por vida, las cuales fueron reparadas de manera parcial por el contratista de turno y por eso hoy hace un llamado a los seres queridos de quienes perdieron la vida en la vía al llano, para que con ellos no pase la misma situación.



Según relató Franco Villada, ni los constructores, ni las aseguradoras estaban preparados en esa época para la ocurrencia de éste tipo de impases en las obras del viaducto, por lo que reconoció que en su caso y el de sus compañeros las negligencias hicieron que el daño fuera peor.



Para James Franco, lo sucedido en Chirajara es fiel reflejo de lo que hace 20 años vivió en la construcción del viaducto de Pereira, pues recordó que ya que la noticia pasó, las familias y los sobrevivientes serán quienes cargarán con las secuelas para el resto de la vida, por lo que insistió que ante éste tipo de tragedias no hay indemnización que alcance a cubrir el daño causado.



Franco Villada indicó que espera reunirse con familiares de otras personas que resultaron heridas en tragedias similares en el país para poder apoyar en los procesos de reclamación ante el Estado y los entes particulares por los daños causados en la construcción de obras de infraestructura vial.