Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El 15 de abril se conocerá la pena para ex funcionarios de Villavicencio vinculados con fiducias

El próximo 15 de abril de 2013 se sabrá el monto de la pena que deberán pagar varios ex funcionarios de Villavicencio y otros municipios por peculado, por caso de as Fiducias

El ex tesorero durante la alcaldía de Héctor Manuel Caamaño Chacón, Agustín Hortúa, el intermediario Gabriel Hurtado y el ex tesorero de Castilla la Nueva José Garavito Barrantes fueron objeto de un fallo condenatorio proferido por el Juez Tercero Penal del Circuito de Villavicencio por el delito de peculado por aplicación oficial diferente.

Esto debido a hechos ocurridos siendo alcalde Caamaño Chacón. Entonces, según el tribunal, más de 2 mil millones de pesos de las regalías de Villavicencio, en teoría destinados a salud y educación, fueron consignados en una cuenta de Castilla La Nueva para cubrir el pago que una fiducia debía hacerle a ese municipio.

En esa decisión, el juez también condenó, por los mismos delitos, a José Marceliano Garavito, exalcalde del municipio de Castilla La Nueva (Meta), y por el delito de peculado por apropiación oficial diferente a Gabriel Hurtado Orozco, comisionista fiduciario e intermediario financiero.

Juez de Villavicencio condenó a 5 años de prisión a Ernesto Ávila Bello por colocar recursos de las regalías de Villavicencio en patrimonios autónomos.

El Juzgado Tercero Penal del Circuito de Villavicencio ha condenado a 5 años de cárcel y 500 salarios mínimos de multa a Ernesto Ávila Bello, representante de la firma VISEMSA por haber puesto recursos de las regalías de Villavicencio y el Meta en patrimonios autónomos.

Estos hechos fueron conocidos a través de informes de la Superintendencia Financiera y la Contraloría General de la Nación cuando se supo que el municipio de Villavicencio comprometió excedentes de las regalías y del sistema general de participación en patrimonios autónomos constituidos entre empresas particulares. Ávila era un intermediario entre el municipio y la fiduciaria VISEMSA.