Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El 2012 fue un mal año para la siderúrgica Votorantim Pazdelrío

La grave crisis se refleja con una caída del 59% en el valor del mercado de las principales siderúrgicas internacionales.

Voceros de la empresa siderúrgica Votorantim Pazdelrío, dieron a conocer lo difícil que fue el año 2012 para el sector siderúrgico mundial. La reducción de la demanda del acero, es una consecuencia de la crisis económica por la que atraviesan varios países desarrollados. Además de un aumento exagerado de la oferta disponible de países productores como China.

Indicaron además que el sector siderúrgico nacional, que consume cerca de dos millones de toneladas al año, de aceros como: barras, rollo corrugado y alambrón, tiene problemas adicionales de competitividad originados por la revaluación del peso, altos costos de servicios públicos, y el rezago de la infraestructura. El grupo Votorantim, también enfrenta esta situación con problemas internos de competitividad; lo que ha originado pérdidas significativas en los próximos años.

La empresa ha tomado medidas para revertir la situación adelantando cambios de fondo para mejorar su eficiencia y enfoque comercial, con políticas de reducción de costos, mayor confiabilidad y eficiencia de las operaciones y con un producto y servicio diferenciado para los clientes. Ese producto diferenciado sólo es posible con empleados trabajando en equipo, con foco a la excelencia y demostrando compromiso con la compañía.

La responsabilidad de la empresa con el país y el departamento de Boyacá, se evidencia en que en los últimos cinco años se han invertido más de 200 millones de dólares y se ratifica con la capitalización por 150 millones de dólares que aseguran los recursos necesarios para dinamizar la operación y capacitar a los trabajadores, como también invertir en equipos para optimizar el desempeño ambiental.

El único camino de Pazdelrío es el estructural; y eso está respaldado por los accionistas y empleados. Sin embargo, es esencial que empleados, pensionados, miembros de la comunidad, autoridades nacionales, regionales y locales se unan para que la compañía se mantenga como referente de la industria siderúrgica colombiana.